,

4 claves para conseguir tus sueños: DETERMINACIÓN

(Te recomiendo que escuches la versión en Podcast donde amplío aún más este post)

En el post anterior hablaba sobre la importancia del Enfoque, que era la primera de las cuatro claves para conseguir tus objetivos, metas o sueños. Os decía que son cuatro las claves fundamentales que toda persona que alcanza su meta cumple que, a modo de resumen son:

1.- El Enfoque.

2.- La Determinación.

3.- La Pasión.

4.- Fe en uno mismo.

Pues bien, hoy quería entrar a profundizar un poco más en el tema de la Determinación.

Veamos algunas definiciones breves de esta palabra que podemos encontrar en el Diccionario: Decisión, resolución, osadía, valor, atrevimiento…

Bien, al hablar de la palabra Determinación, a mí ya solo con pensarla en mi mente ya me viene la sensación de “Fuerza”, “Decisión inquebrantable que no parará hasta conseguir el objetivo”. Eso siento yo al pronunciar en mi mente la segunda de las claves para alcanzar nuestros objetivos.

Cada vez que yo pienso qué ha sido lo que me ha llevado hasta aquí, hasta haber conseguido todo aquello que soñé en el mundo del maquillaje (y aún me queda mucho más por soñar y alcanzar) pero cuando miro atrás y me pongo a analizar mis pasos y qué fue lo que me empujó a estar donde estoy, sin duda alguna además del ENFOQUE en el tema que me apasionaba, otra de las claves fundamentales a lo largo de mi vida ha sido y sigue siendo la DETERMINACIÓN.

El tener claro mi objetivo con el enfoque y después el NO PARAR hasta ver cumplido todo aquello que se iba proyectando en mi mente. Tener la fuerza, el valor y la osadía de enfrentarme a todos aquellos que me decían que estaba loca por dejar mi anterior profesión para dedicarme al maquillaje, que sólo era un hobby desde que tenía 5 años. El haber estudiado una carrera que nada tenía que ver, el tener un Master en Dirección y Admón de Empresas que, aparentemente, nada tenía que ver tampoco con lo que quería hacer… y que a día de hoy tiene todo el sentido del mundo el haberlo hecho y el haber llegado hasta donde estoy, ya que finalmente tengo mi propia empresa.

Esa fuerza, ese valor y esa osadía, esa decisión inquebrantable de hacer lo que sentía que quería hacer, que era mi sueño... y me daba igual cualquier consecuencia, tanto personal como económica, en el sentido de que no lo hacía por ninguna de estas razones en su momento.

Siempre digo que para que un negocio finalmente sea fructífero y salga realmente bien ha de haber mucho amor detrás, hacer lo que realmente te gusta y en lo que eres MUY bueno y poder compartir con muchas personas este talento; ponerlo al servicio de los demás para llegar a miles de personas y poder ayudar a cuantas más mejor. Ahí radica en mi opinión el secreto del éxito, porque te nutre no sólo a nivel profesional sino personal. Después el dinero llega solo, la abundancia, porque eres abundante en tí mismo.

Antes yo vivía creyendo que lo mejor en la vida era encontrar un trabajo donde me hicieran fija, tratar de estar ahí aguantando lo máximo posible, cobrando un salario normal, que me reportara seguridad y haciendo lo que se supone que “debía” hacer de cara a la sociedad, con un horario y una nómina fija, sin quebraderos de cabeza. Pero llega un punto donde ese DESEO ARDIENTE no deja de rondarte la cabeza, donde ese sueño es más grande que cualquier sentimiento de miedo al fracaso; donde todo comienza a verse desde otra perspectiva y decides que quieres saltar a la piscina. En mi caso paso a paso y poco a poco, no yendo a ciegas pero sí teniendo claro el FOCO, y una vez hecho esto caminar con DETERMINACIÓN por la vida.

Igual que ocurre en el deporte, los deportistas al final consiguen sus metas primero porque se enfocan en algo que desean y después ponen toda su DETERMINACIÓN en ello. Todo su empeño. Esto significa no rendirse, no dejarse amilanar por nada, disfrutar muchísimo del camino sin obsesionarse con la meta, porque el hecho de saber que estás en el camino disfrutando haciendo algo que quieres de verdad, que sueñas con ello y que te apasiona, hace que no te centres en una meta en concreto porque no hay “techo”. En mi mente no hay una meta final como tal, hay un espacio abierto, no quiero ponerme techos, porque esto hace que en el momento en que consigues eso te amilanas y sientes que ya no hay nada más para tí.

Prefiero creer que sí que hay mucho más allá para mí, que la vida es abundante y que nos espera siempre algo maravilloso, sin techos ni límites que mi mente imponga… pero no más maravilloso de lo que es el camino en sí, porque es el camino lo que hace el momento PRESENTE, y es el presente lo que acaba configurando el futuro.

Por eso, cada momento es genial para poder actuar con determinación en cada ínfimo y pequeño pasito que damos.

Dar esos pasos firmes, con fuerza, con empuje, sin miedo al qué dirán, ni qué pasará si fracaso… porque jamás puede ser un fracaso el aprender, el tratar de crecer y avanzar. Nunca es un fracaso la vida en sí. Nada es fracaso, todo es oportunidad de aprendizaje en esta escuela de la vida en la que estamos.

Y siempre ten claro esto: Si tu propósito de vida no tiene nada que ver con lo que hoy haces… plantéate por qué lo sigues haciendo.

Siempre que sientes que quieres rendirte porque no ves el final, que parece que no vas a alcanzar nada, no te centres en ese momento futuro, céntrate en vivir el HOY con todas las ganas, la fuerza, la valentía y la Determinación que te harán digno de conseguir todo lo que te propongas en la vida.

Determina en cada momento quién eres y de qué pasta estás hecho. Disfruta, aprende, goza, equivócate, ríete, llora, pero hagas lo que hagas… hazte el enorme regalo de hacerlo con DETERMINACIÓN.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

  • Responsable » Ana Aparichi
  • Finalidad » Gestión de comentarios
  • Legitimación » tu consentimiento.
  • Destinatarios » tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Active Campaign ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield.
  • Derechos » podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.
Para más información puedes consultar nuestra política de privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad