, ,

El Éxito: Un Golpe de Suerte


Podéis escuchar el podcast directamente pinchando aquí, si preferís escuchar en lugar de leer.

 

Hoy quería hablar sobre algo que escuché hace poco y que he venido escuchando a lo largo de varios años, no sólo con respecto a mí sino en general, e incluso yo misma lo he llegado a pensar en varias ocasiones.

 

El otro día estaba comiendo con algunos familiares a los que aprecio mucho y estábamos hablando todos un poco sobre la opinión que cada uno tenía sobre el dinero y sobre ser feliz en el trabajo que cada uno hace. Estuve escuchando todo el rato cómo hablaban de lo malo que era el dinero y también de lo sumamente difícil que era ganarlo, que conllevaba mucho sacrificio, esfuerzo, lucha. Todo eran palabras negativas, en general. Pero luego el tema se fue a los trabajos y ahí fue peor. Decían que al final la vida es trabajar y que el trabajo es sólo para ganar dinero y punto y que a nadie le gusta su trabajo realmente, que el trabajo es algo que hay que hacer, que se prolonga durante muchas horas horribles a lo largo de todo el día y que es una parte mala de la vida con la que hay que convivir si se quiere dinero, el cual también es el eje de todos los males.

 

Yo escuchaba atentamente cada una de sus palabras, sin mediar palabra aún. Cada persona, al final, tiene su propio patrón del dinero y del empleo, en base a lo que ha visto y vivido o le han contado a fin de cuentas. Todo son creencias y pensamientos que nos han ido metiendo o que hemos experimentado en base a nuestras propias vivencias. Pero el hecho de sentenciar, directamente, todo lo que iban contando, visto desde fuera era defender su postura pero estando ellos convencidos de que no había ninguna otra opción. Esa era la única que existía y lo único posible en cuanto al dinero y al trabajo (así somos las personas).

 

Yo, desde luego no lo vivo así, disfruto mucho de mi trabajo, amo lo que hago cada día, además de haber emprendido por mi cuenta tras muchos años trabajando por cuenta ajena y gestionar ahora mi tiempo de la manera que mejor me conviene y económicamente estoy mejor que nunca. Por eso me considero una persona abundante en todos los sentidos porque me gusta lo que hago y vivo de ello, tras más de ocho años después de plantar mis semillas desde que empecé con mi blog de maquillaje y comencé a enseñar a las personas a maquillarse. Después de abrir el Canal de Youtube, después de trabajar en Bobbi Brown maquillando e impartiendo clases, después de ser constante y determinada en hacer lo que quería y seguir mi sueño y después de dejar toda la seguridad de un empleo fijo y montarme por mi cuenta en un estudio en principio compartido con otras dos compañeras más y luego ya montando mi propio estudio por mi cuenta de manera ya independiente. Después de grabar cursos online para poder llegar a más personas y después de ayudar y tratar de contestar las dudas de miles de mujeres que cada día llegaban a las redes sociales, email, etc…

 

Todo esto os lo cuento porque justo dije solamente una cosa. Solo añadí que yo sí estaba feliz en mi trabajo y que para mí el dinero no era algo horrible ni el trabajo significaba pasar miles de horas de infierno porque disponía de tiempo libre para hacer lo que me gusta además. Que si yo había podido cualquiera podía y que sólo era cuestión de ver más allá de las creencias que uno mismo se impone, sólo abriendo los ojos hacia el exterior y ver que hay muchos ejemplos que demuestran lo contrario.

 

Lo único que me dijeron fue: Lo tuyo fue un Golpe de Suerte

 

Wow!. Fijaos qué dolor sentí yo por dentro al principio, al oír esta frase. Alguien a quien quiero y que me conoce desde siempre que pensara que lo mío había sido tan sólo “Un Golpe de Suerte“. Desde luego que fue un golpe, sí… pero a mí corazón. Sólo me duró un instante porque al final no hay que pretender ni mucho menos que nadie nos valore más que nosotros mismos, ni hay que esperar que nadie reconozca lo que cada uno ha hecho o ha dejado de hacer. Somos nosotras las que hemos de reconocérnoslo, por encima de nadie.

 

Pero al final, somos humanos y el hecho de ver que una persona a la que quieres y admiras te diga que tu éxito se debe, ni siquiera ya a la suerte en general, sino a tan sólo Un Golpe de Suerte… (perdonad que lo repita tanto pero es para que os resuene en el fondo) lo único que sentí en el primer segundo fue ese enfado interior de: oye! que yo me lo he currado un montón y valgo mucho y de suerte nada, ha sido fruto de mi trabajo, constancia y dedicación y el ir a por mis sueños, durante muchos años habiendo invertido muchas horas en esto porque es algo que me apasiona y además ahora tengo la fortuna de poder gestionar mi dinero, mi tiempo y mi trabajo de una manera mucho más libre)… Pero esto tan sólo duró un instante, esta parte de EGO que todos tenemos y yo la primera… 

 

Pero después de esto me paré a reflexionar por dentro mientras ellos seguían hablando. Al final somos lo que creemos, y lo que decimos y nos decimos a nosotros mismos. La persona que me lo dijo tiene un buen puesto aunque no está feliz en su trabajo, y gana un buen salario pero no dispone del tiempo como él querría y se siente esclavo al final y encerrado en esa dinámica. Y muchas veces, todo lo que decimos no es más que un reflejo de lo que sentimos.

 

Así que me di cuenta de que en el fondo, es mucho más fácil y menos doloroso pensar que el éxito o los logros de los demás, son cuestión de un Golpe de Suerte, o fruto del azar… porque es menos doloroso pensar esto que ser conscientes y responsables de nuestras propias decisiones y nuestra propia vida. Ser conscientes de que no estamos haciendo el trabajo que nos gusta ni somos felices con las horas que dedicamos a trabajar y vemos el trabajo y el dinero como un fin y algo negativo… por no ser valientes de afrontar que lo que hacemos no es lo que querríamos estar haciendo, y en lugar de ser valientes y dejar la zona de confort y salir a ver quiénes somos y de qué pasta estamos hechos… buscar nuestra propia felicidad, sin que nos afecte lo que los demás hagan o digan… es más sencillo pensar que la persona que sí que ha conseguido echarle huevos a la vida, dejar su zona de confort, perseguir sus sueños dedicando tiempo y energía, día tras día… es cuando vemos que alcanzan lo que perseguían cuando pensamos que todo ha sido cuestión de Un fortuito y ocasional Golpe de Suerte…

 

Y no os cuento esto por el hecho de que alguien de mi familia pueda pensar algo así o no de mí, sino porque esto lo hemos pensado muchas veces a lo largo de la vida o lo hemos escuchando en muchas ocasiones y si tuviéramos la capacidad y la responsabilidad de mirar un poco hacia dentro en lugar de mirar tanto hacia fuera, veríamos que todos tenemos esa capacidad de ser libres, libres de elección y de decisión, y que cada paso que damos es elección nuestra, aunque pensemos que no es así y que somos empujados y llevados por el ritmo de la vida y de lo que los demás quieren que hagamos.

 

Somos mucho más libres de lo que imaginamos y nosotros construimos nuestra propia vida.

 

La cuestión es desde dónde quieres construir la tuya… desde lo fácil y el echar fuera lo que no has conseguido y otros sí porque hay gente que tiene una flor en el culo, o el tratar de ver qué estamos haciendo nosotros realmente por nosotros mismos. Hacia dónde nos dirigimos y dónde estamos ahora a causa de todas y cada una de las decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra vida.

 

Las oportunidades siempre están ahí, la cuestión es saber aprovecharlas o quedarse parado, hierático en la zona de confort por miedo a errar o a hacerse “pupita”… y mientras la vida va pasando, es limitada, el tiempo es lo único que de verdad tenemos y no nos hacemos responsables de nuestro propio tiempo y nuestra propia vida hasta que ya es demasiado tarde.

 

Estoy feliz de todo lo que he logrado y conseguido por mí misma, y sigo con los mismos sueños e ilusiones y ganas de lograr aún más, a base de Golpes de Suerte si es posible… y totalmente de acuerdo con uno de los mejores jugadores de Golf, Gary Player, al que le dijeron: “Qué suerte tienes siempre!” y él contestó: “Efectivamente… y mientras más entreno, más suerte tengo!! “

 

 

Y nada más…os dejo con esta pregunta ya para finalizar este post:

¿Qué opináis vosotras del Éxito definido como Un Golpe de Suerte?

, ,

I Foro de Mujeres que Marcan: Hablando con el Corazón

Mi experiencia sobre lo que he vivido en el I Foro de Mujeres que Marcan que se celebró en el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca el pasado 26 de Mayo:

(Te recomiendo que escuches también la versión Podcast, que siempre es más completa)

Es curioso cómo vivimos todo cuando lo que hemos estado soñando desde hace tiempo de repente ves que se acerca. Es una mezcla entre nervios y emoción muy intensa y verme en aquel momento, cuando me estaban colocando el micrófono, detrás del escenario, viendo todas aquellas luces… fue una sensación indescriptible. Sólo pensaba: wow!. Lo has conseguido!. Estar ahí, rodeada de mujeres extraordinarias de las que me llevo no sólo conocimiento sino sobre todo una inspiración y en algunos casos, incluso, una amistad que sé que comienza aquí y que va para largo.

 

 

Una vez en el escenario, ya sentada, rodeada de aquellas mujeres, cuando sentía que yo era la próxima en hablar, el corazón comenzó a latirme de tal manera que pensé que iba a salirse y a saltar hacia las asistentes, porque estaba desatado. Cuando comencé a hablar de repente se calmó. Se convirtió en un mar en calma y todo lo que iba diciendo provenía de él. Me dejé llevar, sólo fluía en ese momento sin pensar en nada más. Mirando hacia las gradas y tratando de conectar con las asistentes al evento. No había preparado nada y creo que es lo mejor que puedes hacer en estos casos. No había guión, no había nada.

“Sólo corazón en estado puro”.

 

Eso que dicen que han descubierto que existe un cerebro en el corazón más potente en algunos casos que el que tenemos en la cabeza, estoy convencida de que es cierto. Aquello era todo corazón y entrañas, las más profundas. Me habría gustado tener aun más tiempo para poder compartir muchas experiencias con el público. Poder llegar aún más y transmitir todo aquello que sentía que quería contar para empoderarlas y que disfruten de su belleza real, de cómo son tal cual son, y de cómo conseguir llegar a ser todo lo que pueden llegar a ser si así lo desean.

Yo veo todo eso y más cuando miro a una mujer. Sé que es ella más todo lo que puede alcanzar. Es una sensación muy curiosa ver que no hay techos, ni límites. Que todo está en nuestro cerebro y no en nuestro corazón, que es ahí donde debemos poner nuestro poder y nuestros “no límites”.

Y en mi caso, veo exactamente lo mismo y me doy cuenta de que

Cada vez que dejo de actuar con la cabeza y lo hago desde y con el corazón, sólo percibo, emito y recibo cosas maravillosas. Ahí es donde está la verdadera abundancia. Cuando haces con pasión las cosas, y la pasión nunca viene de la mente ni de la razón.

 

Habría que poner la razón al servicio de la pasión, para seguir avanzando firme en la vida y no hacerlo al revés, no poner la pasión al servicio de la razón, porque si no se diluye totalmente y es ahí cuando nos perdemos. Nos desviamos y ya no sabemos quiénes somos ni para qué estamos aquí. Sólo pensamos y pensamos y damos mil vueltas a todo y no actuamos. Nos quedamos estancados y culpándonos además por lo que hemos hecho y por lo que NO hemos hecho.

Cuando se habla a las personas de cabeza a cabeza, de mente a mente, no llega el mensaje para nada igual que cuando hablamos de corazón a corazón. Es ahí donde se mueven las cosas, donde hay avance, donde hay verdadera COMUNICACIÓN. Una comunicación real, auténtica, donde todo se entiende perfectamente, sin confusiones ni malos entendidos. Es así como se llega de verdad a las personas y como se consigue que las personas se transformen y evolucionen hacia su mejor versión.

Estos días he visto ejemplos de superación preciosos y todos logrados desde el corazón.

 

 

Y en aquellas ocasiones en que por miedo a que el corazón se equivocara, o no dijera las palabras correctas… por haber hecho caso a la mente y no al corazón… he visto como quien utilizaba un guión para no olvidarse de nada, no llegaba para nada igual que las personas que salían sin un solo papel.

 

A veces, por no quedarnos “en blanco”…dejamos “en blanco” a los demás.

 

Y no se daban cuenta de que tenían el mensaje más potente justo escrito ahí, donde ya sabéis… en su ALMA, en su CORAZÓN.

Cuando damos el poder a la mente por miedo a errar, sólo nos estancamos y dejamos de emitir un mensaje maravilloso que, de haber sido “dirigido sin dirección” por el corazón, habría impactado en la vida de miles de personas sin duda.

Por eso, es importante que comencemos a transmitir desde ahí, desde toda la fuerza que cada una lleva dentro, porque os aseguro que detrás de cada persona hay una historia de superación. Detrás de cada una de nosotras, sin excepción. Todas somos esa historia y es precioso compartirla con las demás sin miedos, para poder empoderar a otras mujeres y que sientan que sí se puede de verdad conseguir absolutamente TODO lo que se propongan, sin excepción.

 

 

 

 

 

 

 

Eso es lo que me llevo de esta gran experiencia. Conocer historias y no sólo personas. Emocionarme, sentir, disfrutar y llorar de emoción en ocasiones. Ver que somos increíbles, poderosas, intuitivas, capaces, brutales!! si hacemos lo que mejor se nos da que es hacer caso a nuestro corazón y que sólo cuando nace una idea, un deseo ardiente, una pasión inquebrantable, y mucha determinación se puede crear de la nada todo un evento increíble como el que viví este fin de semana. Todas ellas son y todas somos, sin lugar a duda, …

MUJERES QUE MARCAN.

,

4 Claves fundamentales para conseguir tus sueños: FE EN TI MISMA

 (También puedes escuchar este post en formato audio/podcast  con contenido adicional)

Hemos llegado a la última de las que considero las 4 claves fundamentales para conseguir tus sueños. Hay muchas más pero para mí estas son las más importantes, que han de cumplirse siempre que queramos conseguir cualquier objetivo o meta que nos propongamos. Veíamos que la primera era el Enfoque, seguido por la Determinación y la Pasión y ahora vamos a centrarnos en la cuarta pero no por eso menos importante: FE EN UNA MISMA.

Si una persona no tiene plena confianza en sí misma jamás conseguirá su objetivo, por más que las demás personas la estén impulsando y estimulando. Sin embargo, si nadie te apoya pero tú tienes fe en tí misma, llegarás hasta donde te propongas. Es más, a veces es hasta mejor tener esas pequeñas piedras en el camino, esas personas que tratan de frenarte continuamente, porque cuando uno tiene fe se apoya en sus propias convicciones y no importa lo que nada ni nadie nos diga o haga, porque estamos seguros de que llegaremos hasta donde deseemos. Y después, brindaremos a la salud de aquellos que nos dijeron que no lo lograríamos. ¡Es más, podremos invitarles a comer con los frutos de nuestro logro!. Y esa sensación de haber alcanzado lo que nos hemos propuesto, sabiendo que ha sido porque confiábamos en nuestro criterio, y en nosotras mismas.

¡¡Eso no tiene precio!! 

Cuando yo lo dejé todo por dedicarme al mundo del maquillaje de manera profesional, y no como un simple hobby, como había ocurrido desde los cinco años… tuve a varias personas que trataron de convencerme de que era una locura, entre ellas mi padre. Mi padre siempre soñaba con que tuviera una profesión de más “nivel”; quería que estudiara arquitectura o que fuese Ingeniero de Caminos, como él, con un buen salario fijo y garantizado y una buena vida asegurada. Ya de por sí no le hice caso con los estudios, cuando decidí estudiar otra carrera pero después de trabajar en varios sectores tras la Universidad y decidir finalmente dejar todo por dedicarme a aquello que me apasionaba de verdad, fue muy duro para su mente de ingeniero (de hecho, él lleva un historiador dentro pero sus padres le convencieron que una ingeniería sería mucho mejor y así lo hizo).

El caso es que no había día en que no me enviara ofertas de trabajo relacionadas con cualquier otro sector salvo el del maquillaje. Yo por aquel entonces trabajaba en Bobbi Brown como maquilladora y recibir una oferta diaria por email de cualquier otra cosa no era lo que más me apetecía en aquel momento.

Lo bueno aquí es que no sólo estaba trabajando de aquello que me gustaba y que se me daba tan bien desde que tenía uso de razón, sino que además notaba cómo hacía feliz a todas las mujeres que pasaban por mis manos. Sabía que era muy buena en lo que hacía y que podía ayudar realmente a cambiar muchos de los mitos que existen hoy en día acerca del mundo del maquillaje y de la belleza, en general, por lo que me mantuve firme y ante todo, con mucha Fe en mí misma y en lo que estaba haciendo, porque sabía que era lo que me hacía feliz y para lo que yo servía realmente, mucho más allá de un salario o de un puesto laboral o un nombre en una tarjeta o en Linkedin

Hoy en día, miro atrás y veo todo lo que he logrado, a pesar de los impedimentos, todas las personas que me siguen y que aprenden de mis consejos; cuando estoy sentada en mi propio estudio de maquillaje, mirando el jardín desde la ventana, observando todos los tocadores y a todas las mujeres disfrutando de la misma pasión que la mía, transformando sus rostros y potenciando toda su belleza… cuando veo que tengo mi propia empresa, que soy reconocida en mi profesión, que me llaman incluso como ponente para el I Foro de Mujeres que Marcan, para hablar sobre mi experiencia y contar mi visión sobre el mundo de la imagen… cuando estoy feliz, dispongo del tiempo a mi ritmo, y tengo más ingresos y abundancia de las que a día de hoy pueden tener algunas de las profesiones que mi padre insistía en que me metiera… que me doy cuenta del inconmensurable valor que tuvo y tiene la FE EN MI MISMA.

Nada es tan sumamente potente y efectivo en este mundo como la Confianza en que tí, en tus posibilidades, en tus recursos, en tu forma de ser, en tus “no límites”… apaláncate (para impulsarte si hace falta) en aquellas personas que dudan de tí y te lo dicen abiertamente además, porque son sus miedos los que hablan, no los tuyos. Ellos hablan sobre ellos mismos, no sobre tí. No dudes nunca jamás de todo tu potencial, de todo lo que puedes llegar a mover si lo haces desde el corazón, y desde la pasión que nace en tí.

No dudes por temor al qué dirán, por temor al fracaso. Insisto en que no existe el fracaso, sólo oportunidades para aprender y saber por dónde ya no debes ir y por dónde sí. Es un continuo aprendizaje donde tú sigues siendo tu propia protagonista.

Apuesta siempre por TÍ, no dudes de tu valía y si actúas desde tus fortalezas y sabes sobrellevar tus debilidades nada ni nadie podrá detenerte. No tengas MIEDO A VOLAR. Sé libre, simplemente teniendo una fe ciega en tí y en tus posibilidades. Nada garantiza más el éxito en la vida que esta FE, absolutamente nada. Es lo que mueve montañas, lo que hace que las personas lleguen a la cima de una montaña que parece inalcanzable. Es ahí, cuando confías en tus instintos, en tu poder, cuando eres plenamente consciente de que

EL PODER ERES TÚ

,

4 claves para conseguir tus sueños: PASIÓN

  (Puedes escuchar este post en formato podcast con contenido adicional)

Si tengo que ponerme a hablar de la tercera de las 4 claves para conseguir tus sueños, ya sólo con pensar en la palabra en sí, “PASIÓN”, comienzo a notar burbujas ya desde bien dentro de mí.

Es algo con lo que resueno desde que era bien pequeñita. Si hay algo que me pueda caracterizar desde que tengo uso de razón es el hacer cualquiera de las cosas que hago o decir cualquiera de las cosas que digo, con y desde la más pura PASIÓN. Sí, soy una apasionada de la vida. Multi-apasionada, como yo me considero. Cada vez que algo llama mi interés y capta mi atención, comienzo a sentir esa fuerza interior que empieza a emanar a borbotones; se me iluminan los ojos, siento fuego en el corazón y todo esto se refleja en cada una de mis actitudes.

Y es que, esa pasión, es la que nos mueve a conseguir ese ENFOQUE y esa DETERMINACIÓN que necesitamos para conseguir nuestros objetivos, nuestros sueños y metas. Esa pasión es la GASOLINA del motor, la fuente interminable de combustible que prende fuego y que hace que todo se ponga en marcha, disfrutando de cada momento.

Cuando alguien habla desde la pasión se nota en seguida. Esa energía que nos envuelve, que nos contagia y que hace que queramos salir a comernos el mundo. No hay nada que me guste más que conocer gente apasionada en aquello que hace. Y esa pasión siempre trae cosas maravillosas. Esa pasión es como el agua que riega de manera constante las raíces del árbol que más adelante, más tarde o más temprano, darán los frutos y las preciosas flores de dicho árbol.

Por eso, siempre digo que es la gasolina del motor, porque hace combustión, estalla algo desde dentro y eso se emite y se transmite irremediablemente hacia afuera. Y a la gente se le contagia de algo maravilloso que es esa energía gratuita que todos necesitamos para tirar hacia adelante.

Desde pequeña puedo decir que todo lo he hecho con esa energía, esa vitalidad que me caracteriza según mis allegados y gente que me conoce en persona. Además, cuando hablas sobre algún tema que te APASIONA levitas prácticamente y los que están a tu lado levitan contigo. Es una fuerza altamente contagiosa que además te llena de vida, te da años… es un poderoso antiaging!

 

¿Puede haber mayor regalo entonces que sentir pasión y ver la pasión en los demás?

 

Así que la tercera de las claves fundamentales para alcanzar nuestros sueños es, sin duda alguna, la pasión. Sin enfoque ni determinación no podríamos llegar hasta nuestro objetivo pero sin esa fuerza incansable, esa sed, ese fuego en los ojos y en el corazón, esa ebullición interna que es la PASIÓN no disfrutaríamos del camino y nos rendiríamos en seguida.

Por eso, si haces algo que te apasiona, en lo que eres además realmente bueno, atraes todo lo extraordinario que pueda pasarte; incluso cosas que jamás llegaste a soñar llaman a tu puerta porque sólo atraes abundancia al hacer todo desde ese amor y esa pasión que nace de tí. La pasión es algo tuyo, nadie puede arrebatártelo, ni puedes fingirlo. Es algo que nace dentro de tí, que fluye y que riega cada una de tus células y hace que sientas que vuelas en cada momento y que todo es posible. Y si todo es posible, se consigue.

Hay una frase que me encanta personalmente que dice:

 

“Y entonces ellos lo consiguieron, porque nadie les dijo que era imposible”.

,

4 claves para conseguir tus sueños: DETERMINACIÓN

(Te recomiendo que escuches la versión en Podcast donde amplío aún más este post)

En el post anterior hablaba sobre la importancia del Enfoque, que era la primera de las cuatro claves para conseguir tus objetivos, metas o sueños. Os decía que son cuatro las claves fundamentales que toda persona que alcanza su meta cumple que, a modo de resumen son:

1.- El Enfoque.

2.- La Determinación.

3.- La Pasión.

4.- Fe en uno mismo.

Pues bien, hoy quería entrar a profundizar un poco más en el tema de la Determinación.

Veamos algunas definiciones breves de esta palabra que podemos encontrar en el Diccionario: Decisión, resolución, osadía, valor, atrevimiento…

Bien, al hablar de la palabra Determinación, a mí ya solo con pensarla en mi mente ya me viene la sensación de “Fuerza”, “Decisión inquebrantable que no parará hasta conseguir el objetivo”. Eso siento yo al pronunciar en mi mente la segunda de las claves para alcanzar nuestros objetivos.

Cada vez que yo pienso qué ha sido lo que me ha llevado hasta aquí, hasta haber conseguido todo aquello que soñé en el mundo del maquillaje (y aún me queda mucho más por soñar y alcanzar) pero cuando miro atrás y me pongo a analizar mis pasos y qué fue lo que me empujó a estar donde estoy, sin duda alguna además del ENFOQUE en el tema que me apasionaba, otra de las claves fundamentales a lo largo de mi vida ha sido y sigue siendo la DETERMINACIÓN.

El tener claro mi objetivo con el enfoque y después el NO PARAR hasta ver cumplido todo aquello que se iba proyectando en mi mente. Tener la fuerza, el valor y la osadía de enfrentarme a todos aquellos que me decían que estaba loca por dejar mi anterior profesión para dedicarme al maquillaje, que sólo era un hobby desde que tenía 5 años. El haber estudiado una carrera que nada tenía que ver, el tener un Master en Dirección y Admón de Empresas que, aparentemente, nada tenía que ver tampoco con lo que quería hacer… y que a día de hoy tiene todo el sentido del mundo el haberlo hecho y el haber llegado hasta donde estoy, ya que finalmente tengo mi propia empresa.

Esa fuerza, ese valor y esa osadía, esa decisión inquebrantable de hacer lo que sentía que quería hacer, que era mi sueño... y me daba igual cualquier consecuencia, tanto personal como económica, en el sentido de que no lo hacía por ninguna de estas razones en su momento.

Siempre digo que para que un negocio finalmente sea fructífero y salga realmente bien ha de haber mucho amor detrás, hacer lo que realmente te gusta y en lo que eres MUY bueno y poder compartir con muchas personas este talento; ponerlo al servicio de los demás para llegar a miles de personas y poder ayudar a cuantas más mejor. Ahí radica en mi opinión el secreto del éxito, porque te nutre no sólo a nivel profesional sino personal. Después el dinero llega solo, la abundancia, porque eres abundante en tí mismo.

Antes yo vivía creyendo que lo mejor en la vida era encontrar un trabajo donde me hicieran fija, tratar de estar ahí aguantando lo máximo posible, cobrando un salario normal, que me reportara seguridad y haciendo lo que se supone que “debía” hacer de cara a la sociedad, con un horario y una nómina fija, sin quebraderos de cabeza. Pero llega un punto donde ese DESEO ARDIENTE no deja de rondarte la cabeza, donde ese sueño es más grande que cualquier sentimiento de miedo al fracaso; donde todo comienza a verse desde otra perspectiva y decides que quieres saltar a la piscina. En mi caso paso a paso y poco a poco, no yendo a ciegas pero sí teniendo claro el FOCO, y una vez hecho esto caminar con DETERMINACIÓN por la vida.

Igual que ocurre en el deporte, los deportistas al final consiguen sus metas primero porque se enfocan en algo que desean y después ponen toda su DETERMINACIÓN en ello. Todo su empeño. Esto significa no rendirse, no dejarse amilanar por nada, disfrutar muchísimo del camino sin obsesionarse con la meta, porque el hecho de saber que estás en el camino disfrutando haciendo algo que quieres de verdad, que sueñas con ello y que te apasiona, hace que no te centres en una meta en concreto porque no hay “techo”. En mi mente no hay una meta final como tal, hay un espacio abierto, no quiero ponerme techos, porque esto hace que en el momento en que consigues eso te amilanas y sientes que ya no hay nada más para tí.

Prefiero creer que sí que hay mucho más allá para mí, que la vida es abundante y que nos espera siempre algo maravilloso, sin techos ni límites que mi mente imponga… pero no más maravilloso de lo que es el camino en sí, porque es el camino lo que hace el momento PRESENTE, y es el presente lo que acaba configurando el futuro.

Por eso, cada momento es genial para poder actuar con determinación en cada ínfimo y pequeño pasito que damos.

Dar esos pasos firmes, con fuerza, con empuje, sin miedo al qué dirán, ni qué pasará si fracaso… porque jamás puede ser un fracaso el aprender, el tratar de crecer y avanzar. Nunca es un fracaso la vida en sí. Nada es fracaso, todo es oportunidad de aprendizaje en esta escuela de la vida en la que estamos.

Y siempre ten claro esto: Si tu propósito de vida no tiene nada que ver con lo que hoy haces… plantéate por qué lo sigues haciendo.

Siempre que sientes que quieres rendirte porque no ves el final, que parece que no vas a alcanzar nada, no te centres en ese momento futuro, céntrate en vivir el HOY con todas las ganas, la fuerza, la valentía y la Determinación que te harán digno de conseguir todo lo que te propongas en la vida.

Determina en cada momento quién eres y de qué pasta estás hecho. Disfruta, aprende, goza, equivócate, ríete, llora, pero hagas lo que hagas… hazte el enorme regalo de hacerlo con DETERMINACIÓN.

,

4 claves fundamentales para conseguir tus sueños: ENFOQUE

  (Por si prefieres escuchar el post en versión Podcast)

Cuando hablo de sueños me refiero a tus objetivos y tus metas. Me refiero a categorías mensurables o medibles que puedas llegar a alcanzar y que sean realistas y específicas, que es lo que marca un buen objetivo, meta o sueño. Un sueño maravilloso sería poder volar con nuestros propios brazos, pero sabemos que esto no es realizable, ni alcanzable ni realista.

Pero una vez que fijamos un objetivo o que tenemos una idea que nos apasiona, tenemos un deseo ardiente de conseguir cualquier cosa que nos propongamos, hemos de tener claro que son cuatro las características impepinables que hemos de llevar con nosotros en la mochila durante el viaje de la persona que somos a la que queremos llegar a ser para conseguir lo que nos proponemos.

Si os fijáis, no digo simplemente que algo que nos propongamos suponga que hay que avanzar hasta lograrlo sino que somos nosotros, como personas, los que hemos de crecer y evolucionar porque si no tenemos hoy lo que deseamos es porque aún no somos la persona que deberíamos ser para que eso pudiera ser una realidad en nuestra vida. Generalmente hay algo que nos falta saber. De hecho ante cualquier circunstancia en la que no consigo avanzar o me estanco y quiero seguir creciendo (cosa que deberíamos hacer siempre a lo largo de la vida) es simplemente preguntarme:

¿ Qué no sé aún ?

Porque la información siempre es la clave y el asumir y asimilar esa información es lo que nos hará pasar de la persona que somos a la persona que seremos para lograr nuestros sueños o metas.

Pero sin entrar aún en el fondo de cómo conseguir dicha información ni de cómo crecer hasta convertirnos en otra persona que aún no somos, es muy importante entender que son básicamente estas cuatro características las que hacen que cualquier persona logre su sueño. No es algo que me haya pasado sólo a mi, es algo que podéis ir observando a lo largo de la historia en todas las personas que veis que consiguen realizar sus sueños, sus deseos y siempre se cumplen estos 4 parámetros fundamentales que todo “soñador” ha de cumplir:

1.- Enfoque.

2.- Determinación.

3.- Pasión.

4.- Fe en uno mismo.

Aquí tenéis el resumen pero me gustaría profundizar aún más en cada concepto, para que veáis cuan importantes son y es lo que vamos a hacer a lo largo de los siguientes posts donde iremos hablando cada día de cada una de estas claves para conseguir nuestro sueños:

PASO 1: EL ENFOQUE

Parecerá una tontería pero el ENFOQUE ha de ir colocado en primer lugar. Es ahí precisamente donde nos equivocamos nada más empezar. Tenemos tantas ideas en nuestra mente por organizar, tantas cosas que tal vez nos gustaría hacer o no tenemos muy claro aún qué queremos realmente… que si fallamos en este primer paso ya todos los demás no sirven para nada. Sea para un emprendimiento, o simplemente para un objetivo a corto, medio o largo plazo, sea el que sea, tanto a nivel profesional como personal. Sin enfoque vamos a ciegas, si vamos a ciegas vamos dando tumbos y chocando una y otra vez con nuestras propias dudas.

Sin embargo, si vamos a oscuras sin enfoque, en cuanto encendemos una linterna pequeña, y señalamos el camino a seguir, esa luz que veremos todo el rato es la que nos alejará de la oscuridad para llevarnos hasta el camino que escojamos, sin salirnos del camino.

Si tienes claro tu enfoque, el FOCO de tu llamémoslo cariñosamente “obsesión” tienes ya ganado el 70% del objetivo. Tu sueño está mucho más cerca de convertirse en realidad.

Hoy en día, en la era de la MULTITAREA, son tantas las cosas que nos dicen que podemos simultanear que nos lo acabamos creyendo. Es más, si no hacemos mil cosas a la vez no nos sentimos eficientes. Contestamos el email mientras nos interrumpen con una conversación; miramos el móvil para responder una llamada en medio de un informe que estemos escribiendo; hablamos con gente mientras wassapeamos a la vez con otras personas… esto mismo lo trasladamos al mundo de las ideas y no nos damos cuenta de que lo ideal sería centrarse sólo en UNA COSA. En una sola cosa y cuando esté concluida podremos pasar a la siguiente. Dedicar el 100% de nuestros recursos a esa única cosa, poner el FOCO en ella. Los 5 sentidos. Que nuestros pensamientos, nuestro corazón, nuestros sentimientos, nuestras ideas, nuestras percepciones, nuestra intuición… esté concentrada únicamente en el momento presente en eso en lo que queremos poner nuestro FOCO. En nuestro SUEÑO, en nuestra IDEA. Sin distracciones mentales, sin pensar que tal vez deberíamos dividir la atención.

Pensamos que podemos multiplicar nuestra atención, centrarnos en varias cosas o ideas y así somos más productivos, como decía. Siento decir que la atención jamás se multiplica. Se divide!. Y al dividirse dividimos también recursos. El cerebro distribuye recursos que van destinados a enfocarse en varias cosas a la vez. La atención se divide, el foco se divide, los sueños se acaban dividiendo, siendo cada vez más pequeños y el enfoque se disipa. Si nos quedamos sin pilas en nuestra linterna y apenas vemos o si parece que dirige a varios sitios porque se ha estropeado y lanza luz hacia varias zonas, no sabremos hacia dónde ir.

El hecho de tener claro el FOCO no nos asegura ni nos garantiza que estemos yendo por el sitio correcto, lo que nos garantiza es que lleguemos donde lleguemos habremos llegado con los 5 sentidos, dispuestos a comernos el mundo, con todos nuestros recursos disponibles y centrados en el momento presente que es lo que importa.

Por eso, no podía empezar estas cuatro claves sin nombrar el ENFOQUE en primer lugar.

¿Qué te obsesiona? Cuando tengas la respuesta…enfócate plenamente en ello!!

,

Cómo atraer Abundancia: El Agradecimiento

Muy buenas!

En esta ocasión quería hablaros sobre una de las claves que considero fundamentales para atraer la Abundancia: El Agradecimiento. 

Últimamente estaba pensando en la ingente cantidad de veces a lo largo del día que vemos, oímos, decimos y recibimos por parte de otros… una palabra en concreto: GRACIAS.

Cuando alguien nos abre la puerta, cuando la sujetamos nosotros al vecino, cuando cobramos o pagamos algo, cuando alguien nos sirve la comida…hasta incluso en las servilletas de los restaurantes e incluso en las papeleras vemos en muchas ocasiones esa palabra. Estamos rodeados de algo que, como digo, vemos, oímos y decimos a lo largo del día pero nos falta algo crucial que es SENTIRLO.

Lo decimos de manera tan automatizada, puesto que somos personas “educadas” que no lo sentimos realmente dentro, en nuestro interior más profundo. Digamos que a lo sumo es un sentimiento meramente superficial salvo en algunas ocasiones, pero por lo general, de manera diaria como acto de respuesta a tantas frases y actuaciones lo decimos y recibimos de manera automática, con el piloto puesto porque es algo que “toca” decir y nos sale directamente, sin pensar.

Lo curioso de todo esto es que, si decirlo a los demás nos sale de manera automática sin sentirlo, ni que decir tiene que lo triste aquí es que la utilizamos para decirlo a otros, nunca a nosotros mismos. En resumen, somos superficiales (porque nos quedamos en la “superficie” para decirlo automáticamente a los de fuera y peor aún, nos olvidamos encima de decírnoslo a nosotros mismos. 

Y ya mirando más allá del lenguaje, como decía al principio, lo grave aquí es que se dice pero no se siente, a nivel profundo así que en nosotros mismos ni siquiera a nivel superficial nos damos las gracias por quienes somos, por lo que hemos logrado hasta ahora, por las personas que forman parte de nuestra vida y nos apoyan.

Así que hoy me gustaría invitaros a que analicemos un poco más eso del AGRADECIMIENTO a uno mismo. 

De hecho, yo no sólo llevo un Diario de Mimos donde anoto cada día aquellos pequeños mimos que me “doy”, sean materiales o no (como sabéis las que me seguís por aquí de un tiempo para acá) sino que he incorporado hará unas semanas un anexo a ese diario y que considero que todos deberíamos llevar. Realmente esto último no lo anoto en ninguna parte, sólo lo hago a nivel mental justo antes de dormirme a última hora por la noche. Y es llevar un LISTADO DE AGRADECIMIENTOS PROPIOS.

¿Qué es esto del listado mental de agradecimientos propios?

 

Nada tan simple como comenzar a hacer un recorrido mental por aquello que tengo y por quién soy justo antes de dormir. Y aquí distingo dos partes importantes porque me he ido dando cuenta de lo olvidado que tenía el tema. Como os decía, el dar las Gracias al final es algo automático en lo que no me paraba a pensar y mucho menos a analizar. Me he dado cuenta de que mientras más agradezco más cosas se me ocurren cada noche nuevas que agradecer y de las que antes no era ni siquiera consciente y es una pena. Por eso quiero compartirlo con las personas que me leéis porque es algo que me está dando realmente otra perspectiva de mi vida.

 

Me he dado cuenta de que hay dos grupos por los que agradezco.

 

Al principio comencé agradeciendo de manera mental el listado de cosas o personas que tenía “lejos“, cuando digo lejos quiero decir: fuera de mi. Por ejemplo, un trabajo que me reporta mucha alegría y en el que he conseguido el éxito, una pareja a la que quiero de verdad y que es mi verdadero compañero de vida, unos hijos maravillosos, unos padres que me cuidan lo mejor que sabe cada uno, una casa que me da cobijo…. todo esto digo que está lejos o fuera de mí, porque no está EN CONTACTO CONMIGO TODO EL TIEMPO. Es decir, es lo primero en que pensamos cuando alguien nos pregunta “qué tenemos” y por qué estamos agradecidos en la vida…

Pero estos días, al querer seguir agradeciendo me di cuenta de que eso está fuera de mí, y es increíblemente maravilloso pero como os decía, llega un punto donde cuanto más agradeces más cosas buscas para agradecer y ser consciente de la suerte que tienes. Y en mi caso, empecé a darme cuenta de todas aquellas cosas preciosas que teníacerca o dentro de mí y por la que soy tan sumamente afortunada y sin las cuales no podría disfrutar de las cosas que tengo “lejos” o “fuera”.

Empecé a analizar poco a poco dentro de mí y a agradecer cosas en las que no me había parado a pensar ni a “sentir” como por ejemplo, el agradecer que tengo los cinco sentidos intactos. Tengo la inmensa fortuna de poder ver, mirar, admirar con mis ojos, deleitarme con las caras de mis hijos, las caras de mis amigos, disfrutar de los colores de la naturaleza, del maquillaje que es mi pasión más artística. Ya solo siendo consciente de que puedo ver y que es un regalo maravilloso podía dar las gracias de corazón por la suerte que tengo.

Tengo oídos que me permiten escuchar la voz de las demás personas, de mis seres queridos especialmente, puedo escuchar la música que más me gusta, oír los sonidos de la naturaleza…tantas cosas que agradecer que cada día encuentro una nueva.

Puedo tocar y acariciar con mis manos, sentir la piel de otras personas que adoro y sentir mi propia piel (fijaos que antes me duchaba a mata caballo y ni siquiera al ponerme el jabón era consciente de que estaba tocando mi piel… somos robots modernos automáticos. Ahora me ducho con más calma sintiendo lo que hago en cada momento mientras pienso que estoy cuidando de mí, lo cual también va a mi diario de mimos). Podemos sentir el agua en nuestro cuerpo, podemos recibir abrazos de otros, tantas cosas con el sentido del tacto que es alucinante.

Puedo disfrutar del aroma de las cosas que me gustan, del pelo de mi bebé por ejemplo, entre muchísimas otras cosas relacionadas con el olfato.

Sólo el hecho de ir imaginando la suerte que tengo analizando cada una de las cosas que forman parte de ese “cerca” mi vida como que se ralentiza… dejo de estar “acelerada” y se convierte en una especie de mindfulness que me deja totalmente relajada antes de dormir además de feliz por todo lo que tengo que es un regalo que nos ha dado la vida.

 

Podemos saborear nuestra comida favorita, besar, hablar, reír, cantar, expresarnos… y ni siquiera nos paramos a pensar en ello. Sólo vemos aquello que no tenemos y que queremos, y todo casualmente “lejos” y no cerca.

Tengo piernas y pies para caminar, para poder desplazarme, para sentarme si quiero o para tumbarme y estar a gusto además de sentir lo cómoda que es mi cama. Tengo una cama sobre la que dormir y unas ventanas que me permiten estar a salvo y sin frío. No todo el mundo tiene esa suerte por desgracia así que tengo que agradecer que tengo esa enorme fortuna. Todo lo que tengo “cerca” de mí.

Y así voy cada día añadiendo nuevas cosas, ampliando mi lista mental de todo lo que tengo y quiero, tanto lejos como cerca, comienzo siempre por la parte de fuera y voy acercándola a mí porque como os decía, al final es en ese cerca donde crecen nuestras raíces, que nos permiten después crecer hacia al superficie y dar los frutos y que se nos vea.

Si ni siquiera paramos un minuto a reflexionar quiénes somos y qué tenemos “cerca“, “dentro de nosotros” nos perdemos entre tanto estrés, tanta carencia y tanto sentimiento de “no tener nunca suficiente” en lugar de agradecer toda la abundancia que hay a nuestro alrededor que es absolutamente ENORME.

Y es agradeciendo como llegaremos a ver lo ENORMES que somos nosotros. Nuestra enorme GRANDEZA y la increíble ABUNDANCIA que tenemos.

Por eso os decía como enunciado de este post que una de las claves más importantes de la verdadera abundancia es el DAR LAS GRACIAS por todo cuanto somos y tenemos a niveles cada vez más amplios para tener una visión real de cuán abundantes somos y ahí comienza el camino a descubrir todo nuestro verdadero potencial y todo lo que hemos conseguido hasta ahora que nos llevará cada vez más a un camino de éxito y prosperidad, porque cada vez que somos conscientes de la abundancia y la “sentimos” la atraemos cada vez más a nuestras vidas.

Me gustaría finalizar con esta pregunta: ¿Alguna vez te has parado a pensar y sentir todo lo que realmente tienes, fuera y dentro?

,

¿Qué semillas estás plantando?: Tus primeros pasos hacia el éxito

 

Te dejo aquí el podcast correspondiente a este post, con más contenido adicional, para que puedas escucharlo desde cualquier parte mientras realizas cualquier tarea, si no puedes leer en ese momento o, sencillamente, te aparece escucharlo para asimilar mejor todos los conceptos.

 

Uno sabe dónde empieza pero nunca dónde acaba

Resulta que tal día como hoy, hace ahora ya 8 años justo, decidía comenzar a escribir mi blog sobre maquillaje. Nacía El Rincón de Aparichi, que pocos meses más tarde pasó a ser “Aparichi Makeup”. Y resulta muy interesante para mí volver a leer cómo nació todo. Cuáles fueron las primeras palabras con las que comenzaba, porque uno sabe dónde empieza pero nunca dónde acaba.
Por eso, la vida al final va sobre esto; sobre las semillas que uno va plantando. Está genial pasado el tiempo, cuando miras atrás, y ves que aquellas semillas que sembraste, hoy dieron sus frutos y que aún queda tanto por seguir creciendo, que es genial abrazar a la persona que eras cuando todo comenzaba y dabas tus primeros pasos
Quiero compartir aquí esas primeras palabras que escribí hace ahora ocho años, porque me llenan de una satisfacción especial, que hoy recordaba al volver a leerlas de nuevo. Y me impactó mucho ver que el objetivo que me proponía y que plasmaba ahí, justo el 30 de Abril de 2010, era justo algo que seguido manteniendo a lo largo de los años.
Pero ahí estaba todo, abonando el terreno y plantando mi pequeña semillita, sin tener ni idea de hasta dónde me llevaría y hoy estoy tan orgullosa de aquella decisión, que sólo puedo plantearos esta propuesta. Plantéate lo siguiente:

 

¿Dónde querrías estar dentro de un año y qué semilla estás plantando a día de hoy para estar ahí cuando pasen esos 365 días?. 

El otro día lo hablaba con un buen amigo. Me decía que quiere escribir un libro pero que nunca parece sacar tiempo. Le dije que si plantaba la pequeña semilla de escribir tan sólo una hoja cada día, sólo una, pasado un año tendría 365 páginas… lo cual hace ya un libro bien completo… Fijate que si piensas en escribir 365 páginas sólo con pensarlo ya te agotas y no sabes ni por dónde empezar, no ves el momento del comienzo, ni cómo ni cuándo ni dónde… pero si hoy escribes solo una página, y día tras día repites esto mismo, pasado un año habrás escrito un gran libro. 
Estas son las pequeñas semillas de las que os hablo.
Como decía Aristóteles: “Somos lo que hacemos repetidamente” y así es.
No hay más. Como siempre os digo, visualizar es maravilloso, soñar es precioso y tan necesario.. pero hacer y plantar esas micro-semillas es lo que cambia TU mundo de verdad. Lo que hace que pasados ocho años, mire atrás y llore solo de la emoción de pensar hasta dónde me ha traído todo esto.
Y ahora sí… os dejo con esas primeras semillas de las primeras palabras que plasmaba en aquel momento, para que veáis a lo que me refiero, no sin antes mandaros un fuerte abrazo y deseando que vuestras semillas florezcan hasta convertirse en árboles inmensos y con una grandeza única y auténtica:

PRESENTACION DEL BLOG

 

 

No sé por dónde empezar a escribir… lo único que sé es que me apetece comenzar a hablar de maquillaje,… pero qué decir del maquillaje. Yo siempre creí que todo el mundo sabía maquillarse, puesto que yo, desde bien pequeñita ya me asomaba por estos mundos. Trabajo en Bobbi Brown desde hace ya 3 años como maquilladora profesional y en este tiempo he tenido muchas mujeres entre mis manos… o, mejor dicho,…entre mis brochas. También muchas novias se han dejado acariciar por mis pinceles y mi creatividad y me he ido dando cuenta de los grandes errores que cometen las mujeres a la hora de maquillarse. Es cierto que cada firma de cosmética y cada maquillador os puede aportar ideas y conceptos diferentes y que parece que unos nos contradecimos con otros. Y es verdad… como en cualquier sector creativo, cada maestrillo tiene su truquillo. Pero, por mi experiencia me he podido ir dando cuenta de que ni todos los maquilladores maquillan bien, ni todos los peluqueros son perfectos…. Y esto es así. Hemos de asumirlo. Estoy para desmitificar algunos conceptos y para ayudar a las mujeres (incluso hombres) o iniciados del maquillaje a que puedan mejorar su imagen facial, sus técnicas y pequeños trucos que a mí me han servido de mucho y que he ido adquiriendo con la experiencia.
Este blog lo he comenzado a escribir porque me siento muy motivada desde que leí un blog llamado Con dos tacones…de Estefanía, la personal shopper del centro en el que trabajo. Ella ayuda a las personas a verse realmente bien con la ropa y accesorios y yo… pues… dentro de mi modesta colaboración, pretendo hacer lo mismo en cuanto al maquillaje, aportando conocimientos y resolviendo dudas, puesto que me he dado cuenta de que hay un amplio vacío en este aspecto.
Este blog va destinado, en su mayoría, para personas a las que les da miedo el tema del maquillaje… no profesionales ni personas realmente mañosas, sino para las personas que, por norma general, vienen a nuestros cursos o sesiones de make-up en Bobbi Brown. Si bien es cierto que incluso al mejor de los maquilladores siempre les viene bien refrescarse o el conocimiento de formas diferentes de hacer las cosas, pero ellos puede que no necesiten de mis pequeñas revelaciones puesto que seguramente ya las conocen.
Aunque trabajo para la firma Bobbi Brown y maquillo según sus reglas, por así decirlo, he ido creando por mi experiencia algunas técnicas que nada tienen que ver con Bobbi, no son ni mejores ni peores, sino que en este blog no escribo en nombre de la firma, sino de mi misma, Aparichi y en algún momento recomendaré todo tipo de productos, sean o no de esta firma.
Sólo como una leve introducción diré que me formé en el mundo del maquillaje en la Asociación de Maquilladores Españoles para Cámara y Focos, en Madrid , incluyendo estudios de belleza, caracterización y teatro, así como en Peluquería de Plató en la misma Asociación. Además, he participado como maquilladora en la pasarela de la Fashion Week de Valencia, he realizado diversos trabajos como maquilladora de cortos cinematográficos y he realizado muchos maquillajes de novia, madrinas….etc. pero… he de admitir que la mejor escuela es el día a día y Bobbi Brown hace ya 3 años me dio la oportunidad de seguir aprendiendo desde entonces con cada nueva clienta que pasa por mis manos… alguna vez me puse a pensar que si al día maquillo a unas dos o tres personas, multiplicado por seis días a la semana y tres años de mi vida… hacen un total de unas 2.592 personas … fijaos si así es una capaz de ir adquiriendo ciertos conceptos claves para maquillar a las mujeres. Pues esta es mi presentación y creo que es demasiada y bastante a la vez, así que por hoy ya he terminado 😉 .”
, ,

En Busca del Para qué: Descubre tu Propósito

Me doy cuenta de que uno de los mayores problemas a la hora de hablar de crecimiento personal es que, ya de por sí, ni siquiera, partimos de algo tan básico como conocernos a unos mismos.

Ante la pregunta: ¿Cuáles son tus talentos o dones?, prácticamente nadie sabe responder.

Resulta increíble cómo algo tan necesario, tan obvio cuando uno es un bebé y sus padres lo observan y ven en qué destaca y en qué no, de pronto se nos anula cuando nos “domestican” en este sistema educacional, donde se nos enseña a obedecer, y a no pensar. Al final pensamos que tenemos criterios propios pero si indagamos un poco más podemos darnos cuenta de que la mayoría de datos y de información, de creencias, de pensamientos que tenemos son inculcados, aunque tengamos la falsa ilusión de que nosotros solitos los hemos creado y decidido que estuvieran ahí, pero no es así. Desde pequeños van moldeándonos, para que seamos esto o aquello. Nos dicen ya lo que está bien y lo que está mal. Todo bajo el criterio de alguien que ha decidido que ser como eres no es lo correcto, ser libre no es correcto, has de ser como “se tiene que ser” para ser normal y no salirte del sistema.

Al final naces en un entorno determinado, vienes con una personalidad, unos atributos y unos talentos o dones naturales, que conforme va pasando el tiempo se van disipando entre los “deberías ser así, no deberías hacer esto o aquello”… al final cuando llegas a adulto y alguien te pregunta qué es lo que te gusta de verdad o qué haces genial, cuáles son esos dones naturales y cuál es la huella que dejas, o en qué contribuyes tú a los demás, y entonces nos quedamos en blanco, vacíos, sin respuesta… no nos han programado para auto-conocernos.

Nos han metido datos, números, letras, información, pero ni educación emocional ni financiera ni nada de nada que haga que uno pueda ser y pensar y ganarse la vida por uno mismo.

 

En realidad, es lo que siempre se oye por ahí pero nadie hace caso… es aquello de no se trata de aprender, sino de desaprender… hay que resetear nuestro disco duro, volver a los inicios, para tratar de averiguar quién eres en realidad, qué quieres realmente (no lo que te han dicho que has de querer o pretender en la vida), ¿cuál es tu PARA QUÉ?, ¿Qué hace que te lata el corazón bien fuerte, que te salgan llamas en los ojos de PASIÓN?. La pregunta no es qué se te da bien o qué se te da mal… es

¿con qué te ENTUSIASMAS?. ¿Qué te vuelve LOC@?

 

Por eso, lleva su tiempo descubrir tu propósito de vida, tu PARA QUÉ, no tu por qué,… sino el para qué te levantas realmente cada mañana. Qué hace que tu vida tenga todo el sentido del mundo y qué te motiva a ser cada día mejor persona. Cuáles son tus motivaciones, que hacen que notes la llama interior?

Es en el momento en el que te das cuenta de qué te entusiasma, qué no podrías NO HACER… en la vida cuando te pones en marcha y cada día te levantas queriendo tener más horas para poder alcanzar eso que tienes en mente.

No se trata de querer todo YA, ahora, o bueno, mejor dicho, sí que se trata de querer todo YA, pero siendo consciente de que algunas cosas toman su tiempo, y hay que saborear este tiempo y este camino de autocrecimiento porque es un premio y una recompensa en sí el saber que estás haciendo todo esto por tí mismo, y no hay mayor forma de amor en el mundo que comenzar por el amor propio. No podemos dar nada que no tengamos, mientras más amor tengamos hacia nosotros mismos más amor podremos dar a los demás… amor del real, no del apegado, ni del celoso, ni del te amo si a cambio tú… no, no… hablo de amor sincero, incondicional y eso sólo puede surgir cuando lo sentimos en primer lugar desde dentro de nosotros.

Y ahora la eterna pregunta…

¿y por dónde empiezo? ¿cómo puedo saber qué me gusta y qué no me gusta, cómo puedo saber mi para qué?

 

Desaprendiendo todo lo que hasta ahora das por válido sobre tí mismo. Teniendo en cuenta que la vida la ves a través de unas gafas que han sido puestas sobre tus ojos para que veas la realidad tal y como te la dibujan y no tal y como es para tí. Cada uno tiene una forma de ver las cosas de manera distinta, pero al final tratan de hacer que pensemos que somos iguales todos, que deberíamos ver lo mismo, creer lo mismo, sentir lo mismo.. al final se trata de una forma de control como otra cualquiera y al final el propio ser humano se lo cree y lo da por válido y no se cuestiona que no tiene que ser así como le han dicho, que puede haber un camino B, que puede ser libre en lo que siente y cree.

Hay que empezar por averiguar qué era lo que nos hacía diferentes cuando éramos bebés, cuando éramos muy pequeños, qué se nos daba realmente bien. Después indagar qué nos gustaba o qué se nos daba bien cuando fuimos creciendo. Porque una cosa son los dones naturales con los que nacemos y luego están los talentos adquiridos. Personalmente, para mí Don y Talento es distinto. El talento sí que puede forjarse a base de práctica y constancia.

Puedes llegar a ser Experto en cualquier área pero ser experto no te hace ser APASIONADO.

¿En qué momentos dejas soñar a tu mente?… ¿En qué temas te salen llamas en los ojos, en qué momento te cambia el tono de la voz cuando hablas sobre algo que te entusiasma… en qué momento no piensas en otra cosa ni hay lugar para pensamientos cruzados o creencias de ningún tipo porque estás tan metido en lo que haces que se para el mundo?!.

Es ahí, cuando se PARA TU MUNDO y se abre una brecha espacio-temporal cuando sabes que estás disfrutando como un loco!. Cuando no hay lugar para los problemas ni las preocupaciones porque estás AHÍ, en ese MOMENTO, en ese AHORA solo para tí, disfrutando y saboreando cada instante sin ser consciente de ello.

Es cuando eres FELIZ de verdad, porque naciste para ello!

 

Es en aquello en que la persona que te mira te ve los ojos y sabe que estás en MODO PASIÓN! Ve esas llamas… esa alegría… esa vitalidad al hablar o al expresarte o al hacer lo que sea que estés haciendo. Emites una vibración poderosa de la que todo el mundo puede contagiarse, estás lo que se dice DE SUBIDÓN!.

Ese es tu don natural, tu esencia, eso eres tú libre de capas y de gafas impuestas por otros y auto-impuestas para “encajar”.

Seguiremos hablando más detenidamente sobre este tema, porque da para varios artículos y no quiero extenderme más en este para comenzar, pero sí que me gustaría haber logrado que al menos, hayas cuestionado, en cierta forma, todo aquello que te hace “vibrar”.

Un abrazo enorme,

Ana Aparichi

,

Tu Patrón del Dinero: ¿Qué sientes con respecto al dinero?

De un tiempo para acá, por diversas cuestiones de la vida, he comenzado a cuestionarme cuáles son mis patrones con respecto al dinero. Es decir, qué me decían y qué he “grabado” en mi disco duro acerca del dinero desde que era pequeña.

 

Generalmente, como he dicho en otras ocasiones, solemos creer que nuestros pensamientos y creencias son propias. Con lo sabios e inteligentes que somos… ¿cómo no van a ser nuestras si están dentro de nuestra cabeza?. Pues sí, por extraño que parezca, pocos de nuestros pensamientos son completamente propios; es más, diría que apenas algunos pocos ínfimos realmente.

Desde que nacemos, e incluso antes, vamos absorbiendo información del exterior.

 

Nuestro cerebro va incorporando datos, emociones, sensaciones, todo esto desde su propia percepción de la realidad. Lo curioso es que hasta la percepción de lo que sentimos como real o no muchas veces n siquiera es nuestra propia sino que también es aprendido de manera inconsciente a través de entorno en el que estamos y las personas con las que convivimos, queramos o no queramos.

Así, según las conversaciones que vayamos escuchando desde muy pequeños, las emociones que percibamos en las personas de nuestro entorno ante esto o aquello, los problemas que nos rodeen, las actitudes que veamos que los demás toman ante cualquier situación… especialmente cuando aún somos muy pequeños y no comprendemos bien el funcionamiento del mundo, y tenemos como nuestros referentes el ejemplo de nuestros cuidadores, que a su vez, tienen sus propios patrones creados a través de sus vivencias y ejemplos de sus propios cuidadores durante su infancia y entorno a lo largo de su vida.

Por tanto, volviendo al tema de los Patrones del Dinero, muchas veces actuamos de x o y manera pensando que es algo nuestro. El hecho de que, por ejemplo, pensemos que tener dinero es bueno o malo, que los que tienen dinero son buenos o malos (generalmente se asocia a los ricos con gente avara y malvada que abusa de los pobres), el que pensemos que ser pobre es genial porque como reza el refrán: Mejor pobre y honrado!… o sólo los pobres conocerán el reino de los cielos, etc etc … el hecho de mirar un coche de lujo que pasa por la calle y mirarlo con malos ojos, el hecho de querer rallar un coche así con una llave, por ejemplo… el hecho de pensar que el dinero nos volverá egoístas o que nos cambiará o pensar que nosotros es que nos conformamos con poco, porque no necesitamos nada y que la vida se trata de eso… O, por ejemplo, que haya personas que se gastan todo lo que ganan sin ahorrar nada de nada, o incluso gasten más de lo que tienen, o personas que se dediquen a ahorrar cada céntimo sin gastar nada por temor a perderlo y porque quieren acumular sin más…

Todos estos ejemplos, a pesar de que creamos que, como os decía, son propios nuestros, no lo son.

 

Nos hemos criado de pequeños con frases sobre el dinero, cada uno en su casa viviendo frases diferentes. Hemos visto herencias separar familias, guerras por el dinero, hemos visto madres que se gastaban poco porque no había “suficiente”, hemos visto madres que derrochaban porque el dinero les quemaba en sus manos, hemos visto padres que controlaban la economía en casa o madres que lo hacían en exclusiva. Padres que sólo invertían en letras del tesoro y apostaban por la seguridad siempre, o padres que invertían en negocios arriesgados continuamente…

Frases como: Mamá, me compras esto?. Respuesta: ¿Qué te crees, que el dinero crece de los árboles?. o ¿Qué te crees, que soy el banco de España y fabrico billetes?… o, Lo siento, mamá o papá no tiene dinero para comprarlo porque es muy caro y tienes que aprender a no pedir nada… o frase como: maldito dinero! o a lo mejor, de lo contrario, vives en un entorno donde se convive con el dinero de manera normal, neutra, sin más, y para tí no es algo maligno sino que es algo normal y neutro.

Otra gran frase: El dinero no compra felicidad. O … El dinero no es lo más importante en la vida…

Es curioso todas estas frases, que vamos escuchando a lo largo de nuestra vida, unido a que en el colegio jamás nos enseñaron educación financiera… solo lengua, mates, naturales, sociales…. incluso en las propias universidades de económicas nos enseñan educación financiera realmente. Nadie te enseña a invertir, a ahorrar x o y, a conocer el patrón del dinero, a que sepas cuánto puedes o debes invertir, ahorrar, gastar, acumular…o dónde y cuándo invertir, o cómo conseguir más dinero, nadie enseña educación financiera en colegios ni educación emocional, por supuesto, dos asignaturas que a mi entender deberían ser claves y esenciales para empezar a desarrollarse como persona.

Pues bien, curioso que todo esto se piensa siempre acerca del dinero, el dinero es el Diablo.. pero luego todas estas personas juegan a la lotería, mínimo una vez al año… por qué? Porque quieren hacerse ricos en el fondo. Si no, nadie jugaría jamás, porque no querrían tocar el dinero… para qué, si es el principio de todos los males de la humanidad, no?

Y mientras, tenemos estos Patrones acerca del Dinero, que muchas veces han surgido para controlarnos. Por ejemplo, en las iglesias durante años se ha dicho y se sigue diciendo: “Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios”. Es duro, no?. Ningún rico merece ir al cielo… ahí ya no juzgamos si la persona es buena o mala, solo que si es rico no va al Cielo, directamente.. por lo tanto, qué hacían las personas que acudían a escuchar esto… donar claramente todo. Poco rato después de pronunciar estas palabras, pasaban el cestillo por la Iglesia para recoger. La Iglesia sí que puede recoger, pero las personas mejor que no, que si no, no serán dignos de ir al Cielo.

No quiero entrar en debates sobre religiones ni no, que conste, de verdad que respeto que cada uno crea en todo lo que quiera creer. Pero sí que me centro en entender cómo este tipo de frases al final crean el Patrón del Dinero de la Sociedad, que curiosamente se mata a trabajar por ganar algo que supuestamente es malo y odia. Así que o se lo gasta corriendo, porque es malo y mejor librarse de él, o lo acumula y lo acumula a lo loco, sin generar mayor riqueza para los demás. Riqueza no sólo económica, pero también.

Sin entrar hoy más, en lo que se gastan unos y otros y en el cómo lograr equilibrar la balanza entre el ingreso y el gasto y la inversión o el ahorro, que eso da para un tema muchísimo mayor y más completo, sí que hoy quería comentar cuál era mi Patrón del Dinero, para que podáis también reflexionar acerca de cómo es el vuestro.

¿CUÁL ERA MI PATRÓN DEL DINERO?

Como os decía, hay gente que gasta más o menos, consume más o menos, ahorra más o menos, tiene más o menos miedo al dinero… en función de lo que haya vivido a lo largo de su vida, especialmente de lo que vivió junto a sus padres y de las frases que oía de éstos.

En mi caso particular, yo viví justo dos situaciones opuestas en cuanto a forma, pero que llevaban al mismo resultado. Uno de mis progenitores siempre nos decía que teníamos que gastar lo mínimo posible, no podíamos hacer gasto porque “no había dinero”. Sí lo había en ese momento, pero había “miedo por el futuro”, por no tener dinero en el futuro y perderlo, dada una situación de paro e incertidumbre que hubo durante algunos años. Entonces, por un lado MI PATRÓN DEL DINERO A era: “no gastes, por si en el futuro no hay dinero”. Esa frase, de manera inconsciente, estaba grabada a hierro. “El futuro es incierto, no gastes por lo que pueda pasar”…

Por otro lado, mi otro progenitor (estaban divorciados desde que yo tenía 7 años) ganaba bastante dinero, pero no gastaba nada porque lo más importante era ahorrar, en el sentido de la SEGURIDAD que aporta el ahorro como tal. Todo en tesoro fijo, letras del tesoro, inversiones fijas, riesgo cero o prácticamente cero. Es decir, en el caso anterior, dependíamos de inversiones y no había un ingreso estable como tal, así que la máxima era no gastar, para no quedarnos sin nada por si el futuro viene incierto. En MI PATRÓN DEL DINERO B era, “aunque ganes mucho y siempre de manera garantizada y estable, trata de tener los menores gastos posibles, para poder ahorrar lo máximo posible porque si acumulas más posees más riqueza y esto da seguridad y confort”.

Si sumamos los dos patrones, surgía mi verdadero PATRÓN DEL DINERO,

 

en el que daba igual que yo tuviera mucho o poco, que ganara mucho o poco, que no sabía qué hacer con el dinero porque no lo sabía disfrutar realmente, puesto que no podía gastarlo por si en el futuro no tenía y era incierto, y por otro lado, a esto se sumaba AHORRAR por el hecho de que ahorrar y reducir los gastos al máximo, amplía el beneficio y por tanto, el ahorro y la SEGURIDAD. Tener un buen colchón que de seguridad y confort y calma mental. Por tanto, mi mentalidad era no derrochar y ahorrar lo máximo que pudiera.

 

¿Con qué fin? Cuál era el uso que daría a ese fruto de mi trabajo?:

 

Ninguno… no lo hacía más que por conseguir SEGURIDAD 100% , Disfrute al ir cosechando 0%. .Es decir, hay personas que trabajan para gastar todo lo que ganan y más allá, porque de pequeños es lo que vieron o alguien a su alrededor lo hacía, ganen lo que ganen. No sólo hablo de que si ganas poco gastas por eso poco. Es que si ganaran más, posiblemente se pulirían todo en un segundo. La clásica frase: El dinero te quema en las manos… Y hay muchísimas personas así, también. Porque en su fuero inconsciente, no quieren realmente tener dinero, no quieren ser ricos, porque tener dinero es de avaros y malvados… tener y acumular dinero es malo, así que me lo fundo todo corriendo y ya soy buena persona (aunque no creáis que es así, si lo cuestionáis a un nivel profundo, si este es vuestro caso, plantéate de corazón, cuál es el verdadero motivo por el que no quieres ahorrar nada de nada y vives a ras con el agua al cuello, ingreses lo que ingreses…).

Por eso, para poder conseguir modificar nuestro Patrón del Dinero y tener libertad de acción y de movimiento y actuar desde la racionalidad mezclado con la emoción, y saber disfrutar de la vida, y disfrutar del dinero (no derrocharlo) sino encontrando ese equilibrio que da confort y disfrute a la par, necesitamos lo primero de todo conocer CUÁL ES NUESTRO PATRÓN DEL DINERO. No puedes modificar algo que no conoces. Por eso, es siempre tan importante el auto-conocimiento en todos los sentidos. No sólo a nivel espiritual, sino en cada pequeño movimiento que hacemos…

De nuevo, se trata de DESAPRENDER todo para lo que nos han programado, todo eso que nos han metido en la cabeza.

 

Cuando te dicen que ser rico no da la felicidad, tampoco la da serlo pobre!. Cuando te dicen que la gente con dinero es lo peor y que mejor morir pobre pero feliz… a este respecto diré que el que es avaro, con dinero lo será más, y el que es generoso con dinero podrá serlo más!. Si tienes dinero, podrás ayudar a muchas más personas que si no tienes nada que poder donar u ofrecer. La intención es genial, el amor, la salud, todo es necesario. Desde luego el dinero no es lo más importante, pero sí que puede pagar lo que es más importante. Puede pagar los mejores viajes, la casa de tus sueños, el colegio al que quieres llevar a tus hijos, el ir a ver un amanecer que, como sabemos es gratis, pero dicen que el más precioso se puede ver desde el Taj Mahal… poder conocer mundo. Disfrutar de las cosas extraordinarias de la vida. Y si estás pensando que esto es superficial, material, consumista… cuestiónate cuál es tu PATRÓN DEL DINERO aún más profundamente, porque ahí está la clave de todo cuando te sientes mal o con rabia cuando alguien te habla de que el dinero hace la vida mucho más placentera. De que el dinero es algo neutro, y que el dinero es una consecuencia y no debería JAMAS ser un FIN.

Cuando amas lo que haces, tienes pasión, sirves a los demás y pones tu talento al servicio de las demás personas... Cuando impactas a las personas, cuando pones pasión a todo lo que haces y lo haces desde el corazón. Cuando de verdad quieres AYUDAR brindando a las personas los dones que tienes y que te hacen único, y que todo el mundo tiene, el dinero aparece siempre como una consecuencia.

 

Si estás buscando hacer todo para conseguir dinero jamás lo encontrarás o si viene se irá corriendo.

 

El Dinero nunca es un FÍN en sí mismo. No hagas lo que hagas para “tener más dinero” o para “conseguir más dinero” o para “ganar más dinero”… hazlo pensando siempre en: “¿A cuántas personas voy a ayudar haciendo lo que hago?“. Y el Dinero vendrá de manera natural siempre, sin más.

Yo hasta hace poco no lo entendía. Toda mi vida tuve mis antiguos patrones y me ha costado muchos años entenderlos, aceptarlos y modificarlos.

La vida es abundancia y si actuamos desde la abundancia jamás tendremos carencia. Todo está en tener abundancia y riqueza no sólo material sino también espiritual, no elegir entre uno u otro, la vida es para disfrutarla (y si piensas que los demás si pueden , pero que tú no, porque has nacido para sufrir o que la vida es más dura contigo que con los demás y que tú naciste para ser pobre, saca esa mentalidad mediocre de tu mente ahora mismo. Analiza de dónde vienen esos pensamientos, porque te aseguro que no son tuyos!. Como siempre digo, si el mismo bebé naciera en una u otra casa, de adulto pensaría completamente diferente sobre la abundancia o la carencia… por tanto, no es tuyo, es adquirido y está grabado a hierro a nivel inconsciente.

DESAPRENDE y cuestiónate todo, y así descubrirás todo lo que hay realmente dentro de tí, una vez libre de software programado y patrones de conducta y dinero insuflados por los demás.

 

Permítete mimarte, quererte, permítete disfrutar de una vida de abundancia. No actúes desde la ira, la envidia, la rabia, el resentimiento hacia los que tienen, disfruta de todo lo que tienes en lugar de enfocarte en lo que no tienes y ve a por aquello que de verdad quieras, sin límites. El límite solo está en tu mente.

Si a mi hace diez años me hubieran dicho lo que pensaría hoy acerca del dinero o de la vida no me lo habría creído. Se puede cambiar. Todos podemos cambiar. Esa es la excelente noticia!.

Lo que eras ayer no marca lo que serás mañana, si te centras en saber quién eres de verdad HOY.

Seguiremos hablando de estos temas, porque me apasionan mucho y porque es algo de lo que no se suele hablar, siempre con los clásicos tabúes que marca la sociedad sobre el dinero, pero no es más que otra forma de control y de “domesticación”.

Ya me diréis si os ha removido algo por dentro este escrito.

¿Cuál es tu patrón del dinero? ¿Para qué actúas como actúas? ¿Por qué haces lo que haces con respecto al dinero? ¿Cómo hacían tus padres? ¿Qué frases escuchabas de pequeño en casa? ¿Qué situaciones has vivido con respecto al dinero donde era el “peor de todos los males”…..?. y ahora pregúntate, todas esas personas con esos pensamientos tan negativos…¿vivían en la abundancia o en la carencia? (no hablo sólo a nivel económico). ¿Te gustaría seguir su ejemplo y admirarles y convertirte en lo que ellos pensaban? (porque lo que piensas es en aquello en lo que te conviertes). O aspiras a algo diferente?. ¿Has conseguido ya modificar tu patrón?. ¿Disfrutas de una vida abundante?. ¿Eres feliz?. Cuando alguien habla de dinero y de sus logros…¿te alegras por esa persona?. ¿Te gusta aprender e inspirarte en aquellas personas que han conseguido sus metas?. ¿Te gustaría vivir en la casa de tus sueños, viajar por todo el mundo disfrutando de los grandes placeres de la vida?. ¿O prefieres ser un tibetano con iPhone que siente que es un ser plenamente espiritual y cero consumista pero posee un iPhone de última generación desde el cual proclama su espiritualidad y critica a todo aquel que sienta que es materialista?.

 

Un abrazo enorme,

Ana Aparichi