, ,

El Éxito: Un Golpe de Suerte


Podéis escuchar el podcast directamente pinchando aquí, si preferís escuchar en lugar de leer.

 

Hoy quería hablar sobre algo que escuché hace poco y que he venido escuchando a lo largo de varios años, no sólo con respecto a mí sino en general, e incluso yo misma lo he llegado a pensar en varias ocasiones.

 

El otro día estaba comiendo con algunos familiares a los que aprecio mucho y estábamos hablando todos un poco sobre la opinión que cada uno tenía sobre el dinero y sobre ser feliz en el trabajo que cada uno hace. Estuve escuchando todo el rato cómo hablaban de lo malo que era el dinero y también de lo sumamente difícil que era ganarlo, que conllevaba mucho sacrificio, esfuerzo, lucha. Todo eran palabras negativas, en general. Pero luego el tema se fue a los trabajos y ahí fue peor. Decían que al final la vida es trabajar y que el trabajo es sólo para ganar dinero y punto y que a nadie le gusta su trabajo realmente, que el trabajo es algo que hay que hacer, que se prolonga durante muchas horas horribles a lo largo de todo el día y que es una parte mala de la vida con la que hay que convivir si se quiere dinero, el cual también es el eje de todos los males.

 

Yo escuchaba atentamente cada una de sus palabras, sin mediar palabra aún. Cada persona, al final, tiene su propio patrón del dinero y del empleo, en base a lo que ha visto y vivido o le han contado a fin de cuentas. Todo son creencias y pensamientos que nos han ido metiendo o que hemos experimentado en base a nuestras propias vivencias. Pero el hecho de sentenciar, directamente, todo lo que iban contando, visto desde fuera era defender su postura pero estando ellos convencidos de que no había ninguna otra opción. Esa era la única que existía y lo único posible en cuanto al dinero y al trabajo (así somos las personas).

 

Yo, desde luego no lo vivo así, disfruto mucho de mi trabajo, amo lo que hago cada día, además de haber emprendido por mi cuenta tras muchos años trabajando por cuenta ajena y gestionar ahora mi tiempo de la manera que mejor me conviene y económicamente estoy mejor que nunca. Por eso me considero una persona abundante en todos los sentidos porque me gusta lo que hago y vivo de ello, tras más de ocho años después de plantar mis semillas desde que empecé con mi blog de maquillaje y comencé a enseñar a las personas a maquillarse. Después de abrir el Canal de Youtube, después de trabajar en Bobbi Brown maquillando e impartiendo clases, después de ser constante y determinada en hacer lo que quería y seguir mi sueño y después de dejar toda la seguridad de un empleo fijo y montarme por mi cuenta en un estudio en principio compartido con otras dos compañeras más y luego ya montando mi propio estudio por mi cuenta de manera ya independiente. Después de grabar cursos online para poder llegar a más personas y después de ayudar y tratar de contestar las dudas de miles de mujeres que cada día llegaban a las redes sociales, email, etc…

 

Todo esto os lo cuento porque justo dije solamente una cosa. Solo añadí que yo sí estaba feliz en mi trabajo y que para mí el dinero no era algo horrible ni el trabajo significaba pasar miles de horas de infierno porque disponía de tiempo libre para hacer lo que me gusta además. Que si yo había podido cualquiera podía y que sólo era cuestión de ver más allá de las creencias que uno mismo se impone, sólo abriendo los ojos hacia el exterior y ver que hay muchos ejemplos que demuestran lo contrario.

 

Lo único que me dijeron fue: Lo tuyo fue un Golpe de Suerte

 

Wow!. Fijaos qué dolor sentí yo por dentro al principio, al oír esta frase. Alguien a quien quiero y que me conoce desde siempre que pensara que lo mío había sido tan sólo “Un Golpe de Suerte“. Desde luego que fue un golpe, sí… pero a mí corazón. Sólo me duró un instante porque al final no hay que pretender ni mucho menos que nadie nos valore más que nosotros mismos, ni hay que esperar que nadie reconozca lo que cada uno ha hecho o ha dejado de hacer. Somos nosotras las que hemos de reconocérnoslo, por encima de nadie.

 

Pero al final, somos humanos y el hecho de ver que una persona a la que quieres y admiras te diga que tu éxito se debe, ni siquiera ya a la suerte en general, sino a tan sólo Un Golpe de Suerte… (perdonad que lo repita tanto pero es para que os resuene en el fondo) lo único que sentí en el primer segundo fue ese enfado interior de: oye! que yo me lo he currado un montón y valgo mucho y de suerte nada, ha sido fruto de mi trabajo, constancia y dedicación y el ir a por mis sueños, durante muchos años habiendo invertido muchas horas en esto porque es algo que me apasiona y además ahora tengo la fortuna de poder gestionar mi dinero, mi tiempo y mi trabajo de una manera mucho más libre)… Pero esto tan sólo duró un instante, esta parte de EGO que todos tenemos y yo la primera… 

 

Pero después de esto me paré a reflexionar por dentro mientras ellos seguían hablando. Al final somos lo que creemos, y lo que decimos y nos decimos a nosotros mismos. La persona que me lo dijo tiene un buen puesto aunque no está feliz en su trabajo, y gana un buen salario pero no dispone del tiempo como él querría y se siente esclavo al final y encerrado en esa dinámica. Y muchas veces, todo lo que decimos no es más que un reflejo de lo que sentimos.

 

Así que me di cuenta de que en el fondo, es mucho más fácil y menos doloroso pensar que el éxito o los logros de los demás, son cuestión de un Golpe de Suerte, o fruto del azar… porque es menos doloroso pensar esto que ser conscientes y responsables de nuestras propias decisiones y nuestra propia vida. Ser conscientes de que no estamos haciendo el trabajo que nos gusta ni somos felices con las horas que dedicamos a trabajar y vemos el trabajo y el dinero como un fin y algo negativo… por no ser valientes de afrontar que lo que hacemos no es lo que querríamos estar haciendo, y en lugar de ser valientes y dejar la zona de confort y salir a ver quiénes somos y de qué pasta estamos hechos… buscar nuestra propia felicidad, sin que nos afecte lo que los demás hagan o digan… es más sencillo pensar que la persona que sí que ha conseguido echarle huevos a la vida, dejar su zona de confort, perseguir sus sueños dedicando tiempo y energía, día tras día… es cuando vemos que alcanzan lo que perseguían cuando pensamos que todo ha sido cuestión de Un fortuito y ocasional Golpe de Suerte…

 

Y no os cuento esto por el hecho de que alguien de mi familia pueda pensar algo así o no de mí, sino porque esto lo hemos pensado muchas veces a lo largo de la vida o lo hemos escuchando en muchas ocasiones y si tuviéramos la capacidad y la responsabilidad de mirar un poco hacia dentro en lugar de mirar tanto hacia fuera, veríamos que todos tenemos esa capacidad de ser libres, libres de elección y de decisión, y que cada paso que damos es elección nuestra, aunque pensemos que no es así y que somos empujados y llevados por el ritmo de la vida y de lo que los demás quieren que hagamos.

 

Somos mucho más libres de lo que imaginamos y nosotros construimos nuestra propia vida.

 

La cuestión es desde dónde quieres construir la tuya… desde lo fácil y el echar fuera lo que no has conseguido y otros sí porque hay gente que tiene una flor en el culo, o el tratar de ver qué estamos haciendo nosotros realmente por nosotros mismos. Hacia dónde nos dirigimos y dónde estamos ahora a causa de todas y cada una de las decisiones que hemos ido tomando a lo largo de nuestra vida.

 

Las oportunidades siempre están ahí, la cuestión es saber aprovecharlas o quedarse parado, hierático en la zona de confort por miedo a errar o a hacerse “pupita”… y mientras la vida va pasando, es limitada, el tiempo es lo único que de verdad tenemos y no nos hacemos responsables de nuestro propio tiempo y nuestra propia vida hasta que ya es demasiado tarde.

 

Estoy feliz de todo lo que he logrado y conseguido por mí misma, y sigo con los mismos sueños e ilusiones y ganas de lograr aún más, a base de Golpes de Suerte si es posible… y totalmente de acuerdo con uno de los mejores jugadores de Golf, Gary Player, al que le dijeron: “Qué suerte tienes siempre!” y él contestó: “Efectivamente… y mientras más entreno, más suerte tengo!! “

 

 

Y nada más…os dejo con esta pregunta ya para finalizar este post:

¿Qué opináis vosotras del Éxito definido como Un Golpe de Suerte?

, ,

I Foro de Mujeres que Marcan: Hablando con el Corazón

Mi experiencia sobre lo que he vivido en el I Foro de Mujeres que Marcan que se celebró en el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca el pasado 26 de Mayo:

(Te recomiendo que escuches también la versión Podcast, que siempre es más completa)

Es curioso cómo vivimos todo cuando lo que hemos estado soñando desde hace tiempo de repente ves que se acerca. Es una mezcla entre nervios y emoción muy intensa y verme en aquel momento, cuando me estaban colocando el micrófono, detrás del escenario, viendo todas aquellas luces… fue una sensación indescriptible. Sólo pensaba: wow!. Lo has conseguido!. Estar ahí, rodeada de mujeres extraordinarias de las que me llevo no sólo conocimiento sino sobre todo una inspiración y en algunos casos, incluso, una amistad que sé que comienza aquí y que va para largo.

 

 

Una vez en el escenario, ya sentada, rodeada de aquellas mujeres, cuando sentía que yo era la próxima en hablar, el corazón comenzó a latirme de tal manera que pensé que iba a salirse y a saltar hacia las asistentes, porque estaba desatado. Cuando comencé a hablar de repente se calmó. Se convirtió en un mar en calma y todo lo que iba diciendo provenía de él. Me dejé llevar, sólo fluía en ese momento sin pensar en nada más. Mirando hacia las gradas y tratando de conectar con las asistentes al evento. No había preparado nada y creo que es lo mejor que puedes hacer en estos casos. No había guión, no había nada.

“Sólo corazón en estado puro”.

 

Eso que dicen que han descubierto que existe un cerebro en el corazón más potente en algunos casos que el que tenemos en la cabeza, estoy convencida de que es cierto. Aquello era todo corazón y entrañas, las más profundas. Me habría gustado tener aun más tiempo para poder compartir muchas experiencias con el público. Poder llegar aún más y transmitir todo aquello que sentía que quería contar para empoderarlas y que disfruten de su belleza real, de cómo son tal cual son, y de cómo conseguir llegar a ser todo lo que pueden llegar a ser si así lo desean.

Yo veo todo eso y más cuando miro a una mujer. Sé que es ella más todo lo que puede alcanzar. Es una sensación muy curiosa ver que no hay techos, ni límites. Que todo está en nuestro cerebro y no en nuestro corazón, que es ahí donde debemos poner nuestro poder y nuestros “no límites”.

Y en mi caso, veo exactamente lo mismo y me doy cuenta de que

Cada vez que dejo de actuar con la cabeza y lo hago desde y con el corazón, sólo percibo, emito y recibo cosas maravillosas. Ahí es donde está la verdadera abundancia. Cuando haces con pasión las cosas, y la pasión nunca viene de la mente ni de la razón.

 

Habría que poner la razón al servicio de la pasión, para seguir avanzando firme en la vida y no hacerlo al revés, no poner la pasión al servicio de la razón, porque si no se diluye totalmente y es ahí cuando nos perdemos. Nos desviamos y ya no sabemos quiénes somos ni para qué estamos aquí. Sólo pensamos y pensamos y damos mil vueltas a todo y no actuamos. Nos quedamos estancados y culpándonos además por lo que hemos hecho y por lo que NO hemos hecho.

Cuando se habla a las personas de cabeza a cabeza, de mente a mente, no llega el mensaje para nada igual que cuando hablamos de corazón a corazón. Es ahí donde se mueven las cosas, donde hay avance, donde hay verdadera COMUNICACIÓN. Una comunicación real, auténtica, donde todo se entiende perfectamente, sin confusiones ni malos entendidos. Es así como se llega de verdad a las personas y como se consigue que las personas se transformen y evolucionen hacia su mejor versión.

Estos días he visto ejemplos de superación preciosos y todos logrados desde el corazón.

 

 

Y en aquellas ocasiones en que por miedo a que el corazón se equivocara, o no dijera las palabras correctas… por haber hecho caso a la mente y no al corazón… he visto como quien utilizaba un guión para no olvidarse de nada, no llegaba para nada igual que las personas que salían sin un solo papel.

 

A veces, por no quedarnos “en blanco”…dejamos “en blanco” a los demás.

 

Y no se daban cuenta de que tenían el mensaje más potente justo escrito ahí, donde ya sabéis… en su ALMA, en su CORAZÓN.

Cuando damos el poder a la mente por miedo a errar, sólo nos estancamos y dejamos de emitir un mensaje maravilloso que, de haber sido “dirigido sin dirección” por el corazón, habría impactado en la vida de miles de personas sin duda.

Por eso, es importante que comencemos a transmitir desde ahí, desde toda la fuerza que cada una lleva dentro, porque os aseguro que detrás de cada persona hay una historia de superación. Detrás de cada una de nosotras, sin excepción. Todas somos esa historia y es precioso compartirla con las demás sin miedos, para poder empoderar a otras mujeres y que sientan que sí se puede de verdad conseguir absolutamente TODO lo que se propongan, sin excepción.

 

 

 

 

 

 

 

Eso es lo que me llevo de esta gran experiencia. Conocer historias y no sólo personas. Emocionarme, sentir, disfrutar y llorar de emoción en ocasiones. Ver que somos increíbles, poderosas, intuitivas, capaces, brutales!! si hacemos lo que mejor se nos da que es hacer caso a nuestro corazón y que sólo cuando nace una idea, un deseo ardiente, una pasión inquebrantable, y mucha determinación se puede crear de la nada todo un evento increíble como el que viví este fin de semana. Todas ellas son y todas somos, sin lugar a duda, …

MUJERES QUE MARCAN.

, ,

En Busca del Para qué: Descubre tu Propósito

Me doy cuenta de que uno de los mayores problemas a la hora de hablar de crecimiento personal es que, ya de por sí, ni siquiera, partimos de algo tan básico como conocernos a unos mismos.

Ante la pregunta: ¿Cuáles son tus talentos o dones?, prácticamente nadie sabe responder.

Resulta increíble cómo algo tan necesario, tan obvio cuando uno es un bebé y sus padres lo observan y ven en qué destaca y en qué no, de pronto se nos anula cuando nos “domestican” en este sistema educacional, donde se nos enseña a obedecer, y a no pensar. Al final pensamos que tenemos criterios propios pero si indagamos un poco más podemos darnos cuenta de que la mayoría de datos y de información, de creencias, de pensamientos que tenemos son inculcados, aunque tengamos la falsa ilusión de que nosotros solitos los hemos creado y decidido que estuvieran ahí, pero no es así. Desde pequeños van moldeándonos, para que seamos esto o aquello. Nos dicen ya lo que está bien y lo que está mal. Todo bajo el criterio de alguien que ha decidido que ser como eres no es lo correcto, ser libre no es correcto, has de ser como “se tiene que ser” para ser normal y no salirte del sistema.

Al final naces en un entorno determinado, vienes con una personalidad, unos atributos y unos talentos o dones naturales, que conforme va pasando el tiempo se van disipando entre los “deberías ser así, no deberías hacer esto o aquello”… al final cuando llegas a adulto y alguien te pregunta qué es lo que te gusta de verdad o qué haces genial, cuáles son esos dones naturales y cuál es la huella que dejas, o en qué contribuyes tú a los demás, y entonces nos quedamos en blanco, vacíos, sin respuesta… no nos han programado para auto-conocernos.

Nos han metido datos, números, letras, información, pero ni educación emocional ni financiera ni nada de nada que haga que uno pueda ser y pensar y ganarse la vida por uno mismo.

 

En realidad, es lo que siempre se oye por ahí pero nadie hace caso… es aquello de no se trata de aprender, sino de desaprender… hay que resetear nuestro disco duro, volver a los inicios, para tratar de averiguar quién eres en realidad, qué quieres realmente (no lo que te han dicho que has de querer o pretender en la vida), ¿cuál es tu PARA QUÉ?, ¿Qué hace que te lata el corazón bien fuerte, que te salgan llamas en los ojos de PASIÓN?. La pregunta no es qué se te da bien o qué se te da mal… es

¿con qué te ENTUSIASMAS?. ¿Qué te vuelve LOC@?

 

Por eso, lleva su tiempo descubrir tu propósito de vida, tu PARA QUÉ, no tu por qué,… sino el para qué te levantas realmente cada mañana. Qué hace que tu vida tenga todo el sentido del mundo y qué te motiva a ser cada día mejor persona. Cuáles son tus motivaciones, que hacen que notes la llama interior?

Es en el momento en el que te das cuenta de qué te entusiasma, qué no podrías NO HACER… en la vida cuando te pones en marcha y cada día te levantas queriendo tener más horas para poder alcanzar eso que tienes en mente.

No se trata de querer todo YA, ahora, o bueno, mejor dicho, sí que se trata de querer todo YA, pero siendo consciente de que algunas cosas toman su tiempo, y hay que saborear este tiempo y este camino de autocrecimiento porque es un premio y una recompensa en sí el saber que estás haciendo todo esto por tí mismo, y no hay mayor forma de amor en el mundo que comenzar por el amor propio. No podemos dar nada que no tengamos, mientras más amor tengamos hacia nosotros mismos más amor podremos dar a los demás… amor del real, no del apegado, ni del celoso, ni del te amo si a cambio tú… no, no… hablo de amor sincero, incondicional y eso sólo puede surgir cuando lo sentimos en primer lugar desde dentro de nosotros.

Y ahora la eterna pregunta…

¿y por dónde empiezo? ¿cómo puedo saber qué me gusta y qué no me gusta, cómo puedo saber mi para qué?

 

Desaprendiendo todo lo que hasta ahora das por válido sobre tí mismo. Teniendo en cuenta que la vida la ves a través de unas gafas que han sido puestas sobre tus ojos para que veas la realidad tal y como te la dibujan y no tal y como es para tí. Cada uno tiene una forma de ver las cosas de manera distinta, pero al final tratan de hacer que pensemos que somos iguales todos, que deberíamos ver lo mismo, creer lo mismo, sentir lo mismo.. al final se trata de una forma de control como otra cualquiera y al final el propio ser humano se lo cree y lo da por válido y no se cuestiona que no tiene que ser así como le han dicho, que puede haber un camino B, que puede ser libre en lo que siente y cree.

Hay que empezar por averiguar qué era lo que nos hacía diferentes cuando éramos bebés, cuando éramos muy pequeños, qué se nos daba realmente bien. Después indagar qué nos gustaba o qué se nos daba bien cuando fuimos creciendo. Porque una cosa son los dones naturales con los que nacemos y luego están los talentos adquiridos. Personalmente, para mí Don y Talento es distinto. El talento sí que puede forjarse a base de práctica y constancia.

Puedes llegar a ser Experto en cualquier área pero ser experto no te hace ser APASIONADO.

¿En qué momentos dejas soñar a tu mente?… ¿En qué temas te salen llamas en los ojos, en qué momento te cambia el tono de la voz cuando hablas sobre algo que te entusiasma… en qué momento no piensas en otra cosa ni hay lugar para pensamientos cruzados o creencias de ningún tipo porque estás tan metido en lo que haces que se para el mundo?!.

Es ahí, cuando se PARA TU MUNDO y se abre una brecha espacio-temporal cuando sabes que estás disfrutando como un loco!. Cuando no hay lugar para los problemas ni las preocupaciones porque estás AHÍ, en ese MOMENTO, en ese AHORA solo para tí, disfrutando y saboreando cada instante sin ser consciente de ello.

Es cuando eres FELIZ de verdad, porque naciste para ello!

 

Es en aquello en que la persona que te mira te ve los ojos y sabe que estás en MODO PASIÓN! Ve esas llamas… esa alegría… esa vitalidad al hablar o al expresarte o al hacer lo que sea que estés haciendo. Emites una vibración poderosa de la que todo el mundo puede contagiarse, estás lo que se dice DE SUBIDÓN!.

Ese es tu don natural, tu esencia, eso eres tú libre de capas y de gafas impuestas por otros y auto-impuestas para “encajar”.

Seguiremos hablando más detenidamente sobre este tema, porque da para varios artículos y no quiero extenderme más en este para comenzar, pero sí que me gustaría haber logrado que al menos, hayas cuestionado, en cierta forma, todo aquello que te hace “vibrar”.

Un abrazo enorme,

Ana Aparichi