Mi experiencia sobre lo que he vivido en el I Foro de Mujeres que Marcan que se celebró en el Palacio de Congresos de Palma de Mallorca el pasado 26 de Mayo:

(Te recomiendo que escuches también la versión Podcast, que siempre es más completa)

Es curioso cómo vivimos todo cuando lo que hemos estado soñando desde hace tiempo de repente ves que se acerca. Es una mezcla entre nervios y emoción muy intensa y verme en aquel momento, cuando me estaban colocando el micrófono, detrás del escenario, viendo todas aquellas luces… fue una sensación indescriptible. Sólo pensaba: wow!. Lo has conseguido!. Estar ahí, rodeada de mujeres extraordinarias de las que me llevo no sólo conocimiento sino sobre todo una inspiración y en algunos casos, incluso, una amistad que sé que comienza aquí y que va para largo.

Una vez en el escenario, ya sentada, rodeada de aquellas mujeres, cuando sentía que yo era la próxima en hablar, el corazón comenzó a latirme de tal manera que pensé que iba a salirse y a saltar hacia las asistentes, porque estaba desatado. Cuando comencé a hablar de repente se calmó. Se convirtió en un mar en calma y todo lo que iba diciendo provenía de él. Me dejé llevar, sólo fluía en ese momento sin pensar en nada más. Mirando hacia las gradas y tratando de conectar con las asistentes al evento. No había preparado nada y creo que es lo mejor que puedes hacer en estos casos. No había guión, no había nada.

“Sólo corazón en estado puro”.

Eso que dicen que han descubierto que existe un cerebro en el corazón más potente en algunos casos que el que tenemos en la cabeza, estoy convencida de que es cierto. Aquello era todo corazón y entrañas, las más profundas. Me habría gustado tener aun más tiempo para poder compartir muchas experiencias con el público. Poder llegar aún más y transmitir todo aquello que sentía que quería contar para empoderarlas y que disfruten de su belleza real, de cómo son tal cual son, y de cómo conseguir llegar a ser todo lo que pueden llegar a ser si así lo desean.

Yo veo todo eso y más cuando miro a una mujer. Sé que es ella más todo lo que puede alcanzar. Es una sensación muy curiosa ver que no hay techos, ni límites. Que todo está en nuestro cerebro y no en nuestro corazón, que es ahí donde debemos poner nuestro poder y nuestros “no límites”.

Y en mi caso, veo exactamente lo mismo y me doy cuenta de que

Cada vez que dejo de actuar con la cabeza y lo hago desde y con el corazón, sólo percibo, emito y recibo cosas maravillosas. Ahí es donde está la verdadera abundancia. Cuando haces con pasión las cosas, y la pasión nunca viene de la mente ni de la razón.

Habría que poner la razón al servicio de la pasión, para seguir avanzando firme en la vida y no hacerlo al revés, no poner la pasión al servicio de la razón, porque si no se diluye totalmente y es ahí cuando nos perdemos. Nos desviamos y ya no sabemos quiénes somos ni para qué estamos aquí. Sólo pensamos y pensamos y damos mil vueltas a todo y no actuamos. Nos quedamos estancados y culpándonos además por lo que hemos hecho y por lo que NO hemos hecho.

Cuando se habla a las personas de cabeza a cabeza, de mente a mente, no llega el mensaje para nada igual que cuando hablamos de corazón a corazón. Es ahí donde se mueven las cosas, donde hay avance, donde hay verdadera COMUNICACIÓN. Una comunicación real, auténtica, donde todo se entiende perfectamente, sin confusiones ni malos entendidos. Es así como se llega de verdad a las personas y como se consigue que las personas se transformen y evolucionen hacia su mejor versión.

Estos días he visto ejemplos de superación preciosos y todos logrados desde el corazón.

Y en aquellas ocasiones en que por miedo a que el corazón se equivocara, o no dijera las palabras correctas… por haber hecho caso a la mente y no al corazón… he visto como quien utilizaba un guión para no olvidarse de nada, no llegaba para nada igual que las personas que salían sin un solo papel.

A veces, por no quedarnos “en blanco”…dejamos “en blanco” a los demás.

Y no se daban cuenta de que tenían el mensaje más potente justo escrito ahí, donde ya sabéis… en su ALMA, en su CORAZÓN.

Cuando damos el poder a la mente por miedo a errar, sólo nos estancamos y dejamos de emitir un mensaje maravilloso que, de haber sido “dirigido sin dirección” por el corazón, habría impactado en la vida de miles de personas sin duda.

Por eso, es importante que comencemos a transmitir desde ahí, desde toda la fuerza que cada una lleva dentro, porque os aseguro que detrás de cada persona hay una historia de superación. Detrás de cada una de nosotras, sin excepción. Todas somos esa historia y es precioso compartirla con las demás sin miedos, para poder empoderar a otras mujeres y que sientan que sí se puede de verdad conseguir absolutamente TODO lo que se propongan, sin excepción.

Eso es lo que me llevo de esta gran experiencia. Conocer historias y no sólo personas. Emocionarme, sentir, disfrutar y llorar de emoción en ocasiones. Ver que somos increíbles, poderosas, intuitivas, capaces, brutales!! si hacemos lo que mejor se nos da que es hacer caso a nuestro corazón y que sólo cuando nace una idea, un deseo ardiente, una pasión inquebrantable, y mucha determinación se puede crear de la nada todo un evento increíble como el que viví este fin de semana. Todas ellas son y todas somos, sin lugar a duda, …

MUJERES QUE MARCAN.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies